Deportes

25 febrero, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Asalto al panadero: ¿dónde está el arma con el que mataron al ladrón?

No fue hallada en la escena. Hay un nuevo detenido, alias “Patacón”, y buscan a tres cómplices.

Horas después de que los vecinos de Rafael Castillo se manifestaran en el cruce de las calles Yanzi y Pita, para apoyar a Gerardo Caivano (36), detuvieron a un nuevo sospechoso. Lo apodan «Patacón» y lo acusan de ser el chofer de la banda que el sábado por la tarde intentó asaltar al panadero. Mientras tanto, la Justicia continúa investigando para responder varias dudas sobre la secuencia de tiro: quién disparó con una 9 milímetros y dónde está el arma.

A «Patacón» lo atraparon en una casa del barrio 17 de Marzo, en Isidro Casanova. Fue personal de la comisaría 3° de Rafael Castillo, La Matanza, que hizo allanamientos en distintas direcciones. Todavía buscan a tres prófugos que el sábado a las 18 lograron escapar de la secuencia brutal.

A Caivano lo atacaron en la puerta de su panadería de Rafael Castillo. Eran las 18 cuando terminaba de lavar su Volkswagen Amarok gris junto a su hijo de 14 años y su hija de 18. Según su relato, cuatro personas los abordaron con armas para exigirles la camioneta. Él -dice- forcejeó con uno de los asaltantes y le sacó el arma: mató a uno de los atacantes, de 17 años.

El cuerpo quedó tendido junto a la camioneta junto a una réplica de un arma, mientras los vecinos intentaban linchar a otro adolescente que terminó detenido tras una brutal golpiza. Las imágenes se viralizaron en redes sociales, pero hay algunas dudas sobre lo que pasó.

Además de Nahuel, el adolescente muerto, y el joven detenido, que se negó a declarar, otros tres ladrones escaparon del lugar. Fueron dos los que quedaron registrados corriendo a toda velocidad y subiendo a un Fiat Idea color bordó que secuestraron el lunes por la noche. Ese auto estaba de apoyo a unos metros del lugar del hecho y, para la Policía, «Patacón» estaba al volante esperándolos para escapar.

Este martes permanecía detenido en la comisaría, aunque no había declarado. Es que eligió un defensor particular que todavía no fue designado formalmente ante el Juzgado de Garantías.

«Patacón» sería el dueño del vehículo que usaron para cometer el robo. A pocos metros de su casa buscaban a un hombre apodado «Teletubi», otro de los cómplices. Sospechan que uno de los prófugos, que tendría 18 años, está herido de un disparo en una pierna y por eso hay un alerta en todos los hospitales de la zona.

Según el resultado preliminar de la autopsia, Nahuel murió con siete impactos de bala en el cuerpo: tres dejaron orificio de entrada y salida.

La cantidad de balas que se dispararon este sábado es una de las incógnitas que rodean este caso de justicia por mano propia.

Es que, según relató el comerciante, en el forcejeo con uno de los atacantes logró arrebatarle su arma, un revólver largo calibre .38, que levantaron de la escena.

Marcha en apoyo al panadero que mató a un delincuente durante un robo. Foto Mario Quinteros.

Marcha en apoyo al panadero que mató a un delincuente durante un robo. Foto Mario Quinteros.

Pero en el cuerpo del adolescente que murió y en la camioneta Amarok encontraron vainas de distintos calibres. Algunas de las heridas en el cuerpo fueron provocadas por una 9 milímetros, confirmaron a Clarín fuentes de la investigación.

El adolescente que fue atacado a golpes en el lugar del hecho se negó a declarar cuando lo indagó el fiscal Emilio Spatafora, de la UFI de Responsabilidad Penal Juvenil N° 2 de La Matanza, por lo que la única versión disponible es la del panadero. Los dos detenidos están representados por abogados particulares.

Las cámaras de seguridad no detectaron el momento del hecho, al menos las halladas al momento. Por eso la Policía continúa con la búsqueda de los sospechosos que continúan prófugos.

Algunos vecinos declararon que los prófugos también dispararon contra el panadero y la camioneta, y que incluso lo hicieron «al voleo» mientras corrían al auto. Esa pista podría resolver la incógnita sobre la 9 milímetros que todavía no apareció ni se sabe quién disparó.

El panadero y su esposa. Foto: Luciano Thieberger.

El panadero y su esposa. Foto: Luciano Thieberger.

El panadero no declaró en sede de la fiscalía y -según anticiparon- esperarán hasta recolectar la mayor cantidad de pruebas disponibles para contrastar su versión. En distintas entrevistas negó enfáticamente tener armas o saber usarlas.

De todas maneras, no han tomado ninguna medida restrictiva contra él y, en principio, el delito habría quedado encuadrado en la legítima defensa.

Cómo ocurrió el ataque

El hecho ocurrió el sábado a la tarde en las calles Yanzi y Pita, cuando el panadero se encontraba junto a su hijo en una camioneta Volkswagen Amarok gris estacionada y fue interceptado por cuatro delincuentes armados con fines de robo.

De acuerdo con los testigos, el panadero se trenzó en lucha con uno de ellos y, en medio del forcejeo, le arrebató el arma, con la cual baleó y mató a otro de los delincuentes.

Los otros dos asaltantes escaparon a los tiros, mientras que el ladrón que había forcejeado con el panadero, tras quedar desarmado, fue reducido a golpes por vecinos del lugar y luego detenido, tal como quedó registrado en un video difundido en redes sociales.

El comerciante aseguró que está «arrepentido» y que no es un «asesino», sino «un laburante».

La esquina donde ocurrió el hecho, el sábado a la tarde. Aún buscan a tres delincuentes. Foto Luciano Thieberger.

La esquina donde ocurrió el hecho, el sábado a la tarde. Aún buscan a tres delincuentes. Foto Luciano Thieberger.

Sobre el momento en el que baleó a uno de los delincuentes, expresó: «No tuve intención de matarlo, ni de tirar, es una situación difícil de explicar. El arma que estaba arriba de la camioneta no era mía, yo no tengo armas, no manejo armas, es de los chorros, no mía».

Caivano, padre de tres hijos, contó que maneja la panadería de su padre, que hace más de 45 años que funciona en la zona. Por su parte, Vanesa -su esposa- dijo que este no fue el único hecho de inseguridad que vivieron ya que el 6 de febrero último ladrones ingresaron al domicilio y mataron a sus dos perros: «Entraron al patio, me forzaron una rejas y no llegaron a entrar a la casa, si no nos mataban a todos».