Deportes

25 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Bajas expectativas de líderes sindicales ante cónclave con el gobernador.

Algunos de los líderes sindicales que se reúnen esta tarde con el gobernador Pedro Pierluisi tienen pocas expectativas de los frutos que puedan surgir tras el cónclave, donde los temas centrales a discutir serían la petición de derogación de la Reforma Laboral y el regreso a clases presenciales en marzo.

Cerca de 55 líderes sindicales de Puerto Rico fueron citados al Centro de Convenciones de Puerto Rico para discutir las preocupaciones de este sector. En la reunión participa el secretario del Departamento del Trabajo, Carlos Rivera Santiago.

“Llevamos pidiendo al gobernador reuniones desde hace tiempo para atender particularidades de los distintos sindicatos, pero no tengo mucha expectativa de esta reunión”, dijo Israel Marrero, vicepresidente del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores (SPT).

Explicó que la dinámica en este tipo de reuniones con primeros ejecutivos y jefes de gobierno es que los reclamos pocas veces son atendidos.

“Lo que suele ocurrir es que empiezan a anotar en una libreta, librera que luego no aparece y hay que seguir enviando cartas y pidiendo reuniones”, dijo Marrero.

Acotó que en caso de la SPT, el punto central de discusión será dar seguimiento a la petición de la Reforma Laboral aprobada el cuatrienio pasado y discutir los contras que conlleva reabrir planteles el próximo mes.

“En el caso de Educación, entendemos que no se deben abrir escuelas ahora y que deben esperar a finalizar el semestre y que empiecen en agosto. Ahora deben aprovechar la oportunidad para preparar las escuelas y adiestrar al personal. Ese va a ser nuestro reclamo contundente”, subrayó.

Mencionó que, actualmente, la SPT agrupa a 10,000 servidores públicos, de estos 6,000 son del DE.

“En ese grupo tenemos a 2,000 conserjes, pero necesitamos 1,400 adicionales… ahora mismo no hay conserjes en unas 50 a 60 escuelas. Ni un conserje. Y si miras el protocolo va a ser mucha la necesidad de estos trabajadores. En los conserjes recae una responsabilidad inmensa. Se duplican los trabajos no importa si hay 8 o 20 estudiantes. Estamos hablando de un personal que se ha maltratado muchísimo reduciendo su jornada de trabajo bajo la Ley 7 con la promesa de que cuando mejorara la economía se les haría justicia, pero están siendo desplazados cada día más”, expresó Marrero al indicar que estudios del DE han confirmado que el trabajo de limpieza realizado por compañías privadas es más costoso que delegando el trabajo en empleados del gobierno.

De otra parte, Emilio Nieves, presidente de la Central Puertorriqueña de Trabajadores (CPT), llegó a la reunión con una carta que pretendía entregar a la mano a Pierluisi en la que enumeraba unas propuestas laborales que se le hizo al gobernador mientras era candidato. “No hubo respuesta favorable a nuestra invitación (de reunirse para discutirlas), ni a nuestras propuesta vigente”, destacó.

Entre los reclamos de la CPT está revisar o derogar leyes o artículos de ley que han eliminado o incidido “negativamente” en los derechos de los trabajadores y de las organizaciones sindicales.

Entre estas se destaca la Ley de Reforma Laboral, la Ley para la Administración y Transformación de los Recursos Humanos en el Gobierno de Puerto Rico y la Ley de Cumplimiento con el Plan Fiscal.

También se exige aprobar una ley para establecer un aumento paulatino de salario mínimo de los trabjadores comenzando con un salario de $10 la hora. La aprobación del Proyecto de la Cámara 120 para un Retiro Digno también fue tema de discusión.

“Son muchos y variados los asuntos a considerar por la gobernación en el ámbito laboral. Los trabajadores ofrecemos los servicios que el pueblo necesita y generamos la riqueza del país. Por lo tanto, debemos participar en la toma de decisiones. Basta ya de excluir a los trabajadores de las decisiones que inciden en el desarrollo social y económico de Puerto Rico”, puntualizó Nieves.

Mientras, Grichell Toledo Correa y Víctor Bonilla, de la Asociación de Maestros de Puerto Rico, enfocarían la discusión en abarcar el tema del regreso a clases, una determinación que a juicio del gremio debe ocurrir en agosto. Además, advirtieron que “cientos” de maestros se estarían acogiendo a licencias sin sueldo en marzo, si les indican que deben retornar a las aulas. Algunos tomarían la decisión por presentar condiciones preexistentes que los colocarían en riesgo en caso de contagiarse de COVID-19 y otros tienen la responsabilidad de atender a sus hijos mientras dure la pandemia. Se trata de empleados que desde marzo “han dado el 100%” para ofrecer educación virtual desde que se desató la emergencia hace un año.

El gobernador no estaría disponible al finalizar la reunión para reaccionar a la prensa sobre los reclamos de los líderes sindicales.