Deportes

22 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Biden mantiene su presión en la Cámara baja por el paquete de estímulo económico.

Washington. El presidente Joe Biden se reunió el viernes con los principales demócratas de la Cámara de Representantes que pretenden poner su paquete de ayuda contra el coronavirus de $1.9 billones en “fast track” para convertirse en ley, basándose en nuevos signos de tensión en la economía y así presionar por su aprobación.

“No podemos hacer demasiado y podríamos hacer muy poco”, les dijo. “Gente real está sufriendo y podemos arreglarlo. Podemos arreglarlo y la ironía de todas las ironías es que cuando les ayudamos, también estamos ayudando a nuestra capacidad competitiva, durante el resto de esta década “.

El Senado aprobó la madrugada de hoy viernes una medida que permitiría a los demócratas impulsar el plan de ayuda a la cámara sin el apoyo de los republicanos. La vicepresidenta Kamala Harris estaba en la silla para emitir el voto de desempate, su primero.

Los demócratas del Senado aplaudieron después de que Harris anunció la votación 51-50 alrededor de las 5:30 a.m. La acción se produjo después de una agotadora sesión que duró toda la noche, donde los senadores votaron sobre enmiendas que podrían definir los contornos del eventual proyecto de ley de ayuda COVID-19.

El presupuesto regresó a la Cámara con los cambios realizados por el Senado y probablemente se aprobará nuevamente hoy viernes. La medida puede luego abrirse paso a través de comités para que se pueda concretar el alivio adicional a mediados de marzo, cuando expiren la asistencia adicional por desempleo y otras ayudas pandémicas. Es un cronograma agresivo que pondrá a prueba la capacidad de la nueva administración y el Congreso para cumplir.

El impulso de los estímulos se produce en medio de nuevas señales de un debilitamiento de la economía estadounidense. Los empleadores agregaron solo 49,000 puestos de trabajo en enero, después de recortar 227,000 en diciembre, dijo el viernes el Departamento de Trabajo. Los restaurantes, minoristas, fabricantes e incluso el sector de la salud despidieron trabajadores el mes pasado, lo que significa que los empleadores privados representaron una escasa ganancia de 6,000 puestos de trabajo el mes pasado.

“A ese ritmo, tomará 10 años alcanzar la empleabilidad plena”, dijo Biden en la reunión con los demócratas de la Cámara. “Eso no es una exageración. Es un hecho”.

La tasa de desempleo cayó al 6.3% del 6.7%, pero hubo una disminución en el número de personas que estaban trabajando o buscando trabajo, una señal de que algunas personas están abandonando la fuerza laboral. La economía de EE.UU. está 9.9 millones de puestos de trabajo por debajo de su nivel anterior a la pandemia.

Biden, quien se ha reunido con legisladores en los últimos días para discutir el paquete, dio la bienvenida a los líderes de los comités de la Cámara de Representantes que prepararán el proyecto de ley bajo el proceso presupuestario conocido como “reconciliación”.

Biden también planifica hablar sobre la economía hoy mientras mantiene la presión sobre el Congreso para que “actúe en grande” en su paquete de ayuda.

Están en juego el dinero para distribuciones de vacunas, pagos directos a hogares, reaperturas de escuelas y ayudas a los comercios.

El Senado aprobó una enmienda 99-1 que evitaría que los cheques de $1,400 en la propuesta de Biden vayan a “contribuyentes de mayores ingresos”. Pero la medida, dirigida por los senadores Susan Collins, republicana por Maine, y Joe Manchin, demócrata por Virginia Occidental, es en última instancia simbólica y no vinculante, y no especifica en qué nivel una persona cualifica como de ingresos superiores.

La maratónica sesión en el Senado tuvo votos de prueba sobre varias prioridades demócratas, incluido un salario mínimo de $15. En votación a viva voz, el Senado adoptó una enmienda del senador Joni Ernst, republicano por Iowa, que se oponía a aumentar el salario durante la pandemia. Ernst dijo que un aumento salarial en este momento sería “devastador” para las pequeñas empresas.

Ninguna de las enmiendas al presupuesto son vinculantes para los demócratas en su plan COVID, pero la aprobación de un aumento salarial podría resultar difícil. Incluso si un salario de $ 15 puede superar los desafíos de procedimiento en el proyecto de ley final, la aprobación requerirá el apoyo de todos los demócratas en un Senado dividido en 50-50, lo que podría ser una tarea difícil.

El senador Bernie Sanders, un firme defensor del aumento salarial, prometió seguir adelante. “Necesitamos poner fin a la crisis de los salarios de hambre”, dijo.