Deportes

31 julio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

El Gobierno bonaerense «sigue fortaleciendo la capacidad del sistema sanitario para ampliar la atención» ante la segunda ola de coronavirus y en las últimas semanas se repartieron 61 respiradores y se incorporaron 1.565 trabajadores de la salud con el objetivo de sumar 250 nuevas camas de terapia intensiva, informaron este domingo fuentes oficiales.

En ese contexto, el esfuerzo se focalizó en los centros médicos que permitirán hacer frente al aumento de contagios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En los últimos días, los hospitales Carlos Bocalandro de Tres de Febrero y Petrona V. de Cordero, de San Fernando, sumaron ocho y cinco nuevas Unidades de Terapia Intensiva (UTI), respectivamente, añadieron las fuentes, en base a un informe realizado sobre el tema.

Asimismo, a partir de la delicada situación que afronta La Plata, se sumaron esfuerzos en distintos nosocomios: el San Juan de Dios refuncionalizó sus espacios para agregar 10 camas para casos graves con todo el equipamiento necesario; el San Martín sumó cinco camas de terapia intensiva y tres de guardia; en el Rodolfo Rossi se incorporaron seis UTI con respiradores, bombas de infusión y monitores multiparamétricos, y el San Roque, de Gonnet, aumentó en cinco las camas de terapia intensiva y en siete las de intermedia.

En un trabajo coordinado entre Nación, Provincia y municipios, se construyeron 4 hospitales SAMIC en los distritos de Esteban Echeverría, La Matanza, Cañuelas e Ituzaingó; ocho hospitales modulares y tres municipales en Derqui, Llavallol y Navarro, y se activaron cinco Unidades de Refuerzo Sanitario para testeos de casos de Covid-19, añadieron las fuentes.

El Ministerio de Salud provincial también avanzó en la creación de espacios con camas destinadas a la atención de pacientes con síntomas leves o moderados. En ese marco, ante el crecimiento de los contagios, se habilitaron cinco nuevos Centros Extrahospitalarios con 25 plazas en Pilar, 45 en Almirante Brown, 48 en Ensenada, 45 en La Plata y 20 en Moreno. En todos ellos existe la posibilidad de ampliación de sus capacidades, en tanto que hay otros cinco centros en proceso de habilitación.

Para reforzar la atención, desde marzo de 2020 se incorporaron a la planta de los hospitales provinciales 7.171 trabajadores y trabajadoras y se adquirieron más de 1.200 nuevos respiradores y más de 2.000 camas de terapia intensiva e intermedia. A esto se sumaron más de 27 millones de barbijos quirúrgicos, más de 5 millones de equipos de protección personal; kits de diagnóstico y reactivos, y medicación. Además, se amplió la red de diagnóstico, llegando a los 77 laboratorios en toda la Provincia.

De esta forma, la provincia de Buenos Aires pasó de contar en diciembre de 2019 con 883 camas de terapia intensiva a casi triplicarlas, disponiendo en la actualidad de más de 2.300 plazas en el sector público. Si se contemplan además las del subsector privado, la capacidad total asciende a más de 4.600 unidades para la atención de casos graves.