Deportes

30 julio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

CDC emiten nuevas recomendaciones para el regreso a clases presenciales.

Washington. La principal agencia de salud pública de Estados Unidos dijo el viernes que las clases presenciales pueden reanudarse de manera segura en medio de la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2 con mascarillas, distanciamiento social y otras estrategias, pero que la vacunación de los maestros, aunque importante, no es un requisito previo para la reapertura.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) publicaron su tan esperada hoja de ruta para que los estudiantes regresen a los salones de clase en medio de una pandemia del COVID-19.

Sin embargo, su guía es solo eso: la agencia no puede obligar a las escuelas a reabrir, y los funcionarios de la agencia tuvieron cuidado de decir que no están pidiendo un mandato de reapertura de todas las escuelas de Estados Unidos.

Los expertos de los CDC aseguraron que hay pruebas sólidas de que la educación presencial se puede realizar de manera segura, especialmente en los grados inferiores, y la orientación está dirigida a las escuelas que enseñan desde el jardín de infantes hasta el grado 12.

“Padres: entiendo que esta puede ser una de las decisiones más difíciles que hayan tenido que tomar desde que comenzó la pandemia del COVID-19. Quiero asegurarles que la estrategia de los CDC está basada en la ciencia con el objetivo de proteger a los estudiantes, maestros y personal, y regresar al salón de clases de manera segura”, afirmó Rochelle Walensky, directora de los CDC.

La nueva guía incluye muchas de las mismas medidas previamente respaldadas por los CDC, pero las sugiere con más fuerza. Enfatiza que todas las recomendaciones deben implementarse estricta y consistentemente para mantener la escuela segura. También proporciona sugerencias más detalladas sobre qué tipo de educación se debería ofrecer dados los diferentes niveles de transmisión del virus, con diferentes consejos para las escuelas primarias, intermedias y secundarias.

Las medidas recomendadas incluyen el lavado de manos, la desinfección de las instalaciones escolares, las pruebas de diagnóstico y el rastreo de contactos para encontrar nuevas infecciones y separar a las personas infectadas de otras en una escuela. También es más enfático que la guía anterior sobre la necesidad de usar máscaras en la escuela.

“Sabemos que la mayoría de los brotes en el entorno escolar se han producido cuando hay brechas en el uso de máscaras”, dijo Walensky, en una llamada con los periodistas.

Aunque la guía dice que vacunar a los maestros no debe verse como una condición para reabrir, Walensky dijo que puede proporcionar “una capa adicional de protección”.

La guía se emitió cuando el presidente Joe Biden enfrenta una presión cada vez mayor para cumplir su promesa de que la mayoría de las escuelas vuelvan a la enseñanza en persona al final de sus primeros 100 días en el cargo. La Casa Blanca dijo esta semana que la ciencia guiaría una estrategia nacional.

“Esto está libre de intromisiones políticas”, dijo Walensky.

Existe un amplio acuerdo en que aprender en los salones es más efectivo y que los estudiantes pueden enfrentar el aislamiento y los reveses de aprendizaje en casa. Pero los sindicatos de maestros en algunas áreas dicen que las escuelas no han logrado que los edificios sean lo suficientemente seguros para regresar.

Los funcionarios de los CDC enfatizaron que el aprendizaje en persona no se ha identificado como un impulsor sustancial de la propagación del coronavirus en las comunidades de Estados Unidos, y que la transmisión entre estudiantes ahora se considera relativamente rara.

El CDC también enfatizó que la forma más segura de abrir escuelas es asegurándose de que haya la menor cantidad posible de enfermedades en una comunidad. La agencia instó a los funcionarios locales a evaluar si se está produciendo un brote grave en una comunidad al tomar decisiones sobre el envío de adultos y niños a las escuelas.

La guía incluía un cuadro codificado por colores, de azul a rojo, sobre la evaluación de la propagación de la comunidad, incluidas las tasas de nuevos casos por cada 100,000 personas y el porcentaje de pruebas positivas.

Dicho esto, la alta transmisión comunitaria no significa necesariamente que las escuelas no puedan estar abiertas, especialmente las de nivel primario. Si se siguen estrictamente las medidas de mitigación en las escuelas, el riesgo de propagación en las escuelas debería ser bajo, sugiere la guía.

El documento sugiere que cuando las situaciones se pongan riesgosas, las escuelas primarias pueden volverse híbridas, brindando instrucción en persona al menos algunos días, pero las escuelas intermedias y secundarias pueden volverse virtuales.

Biden se ha visto atrapado entre intereses en competencia mientras trabaja para que los estudiantes ingresen al aula sin despreciar a los poderosos sindicatos de maestros que ayudaron a que fuera elegido. Los críticos dicen que se ha inclinado ante los sindicatos en lugar de tomar medidas más agresivas sobre la reapertura.

A diferencia del expresidente Donald Trump, quien presionó a las escuelas para que abrieran y criticó a los CDC por emitir una guía que dijo que no era práctica, Biden ha mantenido su distancia con los CDC mientras trabaja en las recomendaciones. Incluso después de que el director de los CDC dijera recientemente que las vacunas no son un requisito previo para la reapertura, la Casa Blanca se negó a adoptar una postura firme sobre la cuestión.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el viernes que “nadie de nuestro personal superior” había visto las directrices de los CDC antes de su publicación. “Puedo asegurarles que la Casa Blanca no dirige los CDC”.

Hacer que los estudiantes regresen al aula se considera clave para que los padres vuelvan al trabajo. Como parte del paquete de alivio del coronavirus de Biden, está pidiendo $ 130 mil millones para ayudar a las escuelas a actualizar los edificios, comprar equipo de protección y promulgar otras medidas de seguridad recomendadas.

La estrategia nacional de Biden dice que la administración también trabajará con los distritos escolares estatales y locales para apoyar las pruebas de detección en la escuela.