De paso, reveló que existe una oposición generalizada de que sea la Oficina de la Inspectora General quien se haga cargo de la auditoría. No obstante, el presidente decidió continuar con el proceso con la anuencia del PNP.

No admite irregularidades

Rosado Colomer no admitió que esta auditoría represente que se hayan cometido irregularidades en esta votación adelantada que se realizó vía correo, a domicilio o presencial.

Según se reveló previo a las elecciones, unas 214,316 personas solicitaron voto adelantado y 6,808 voto ausente.

“Creo que no es una conclusión lógica (pensar que se registraron irregularidades), porque la auditoría no la solicita presidencia. La auditoría la solicitan los comisionados mediante voto unánime y yo lo que hago es ejecutarla”, sostuvo.

Luego, reiteró que “la contestación es no” cuando se le insistió que si con esta auditoría se hace una admisión de irregularidades.

Por su parte, la inspectora general, Ivelisse Torres Rivera, emitió unas declaraciones escritas en las que no detalló cómo sería la auditoría.

El presidente de la CEE espera que este proceso culmine al unísono con el escrutinio. El director de este proceso detalló que debe culminar entre principios a mediados de diciembre.