Deportes

14 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Cuatro estudiantes y cuatro formas diferentes de vivir un año de clases virtuales.

Georgia. Al inicio de la pandemia, muchas escuelas anunciaron que la enseñanza a distancia duraría solamente un par de semanas. Un año después, el experimento improvisado continúa para miles de estudiantes que aún no han regresado a las aulas.

Viviendas cómodas y tutores privados han facilitado las cosas para aquellos con acceso. Las expectativas son mayores en algunas escuelas que en otras. Y números crecientes de estudiantes están recibiendo ofertas de enseñanza en persona al menos a tiempo parcial.

Pero los estudiantes de todos los orígenes han enfrentado problemas con la tecnología, las distracciones de la vida en casa y el aislamiento social. The Associated Press siguió a cuatro estudiantes en un día típico para ver cómo lidian con un año de pandemia de coronavirus.

No son aún las 9:00 de la mañana y Kristen King está sentada en el sofá, con una laptop Chromebook delante de ella.

“Ha sido difícil”, dice la estudiante de 17 años de la Escuela Secundaria Americus-Sumter en Georgia. “Me gusta recibir ayuda en persona de mis maestros. No podemos ver realmente a nuestros amigos, nuestros amigos de la escuela. No podemos socializar con ellos. No podemos hacer nada”.

Su instructor de Inglés Avanzado pone una grabación de un discurso del presidente George W. Bush el 11 de septiembre, que es parte de una discusión sobre escritura y habla.

Kristen, a quien no le gusta levantarse temprano, trata de contener bostezos, escucha música para concentrarse e intercambia mensajes con amigos.

“Los primeros 30 minutos de clase, no estoy realmente presente”, dice.

En Española, Nuevo México, Javin Lujan Lopez se suma a un videochat con sus compañeros del equipo de fútbol americano de la escuela para una sesión de estudio. Es una manera en la que ellos pasan un rato juntos.

Su primera clase es finanzas. Cuando el maestro pregunta cómo el dueño de un puesto de limonada pudiera aumentar sus ingresos, Javin escribe su respuesta en el chat: “Aumentando el precio de la limonada”.

De ahí pasa a su única otra clase en el día, educación física. El joven de 17 años tiene una cámara instalada frente a su casa para mostrarle haciendo pesas y otros ejercicios, pero cuando el maestro anunció que los estudiantes no tienen que registrar sus ejercicios, Javin dijo que ni siquiera se va a correr.