Deportes

19 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

De Córdoba a Zimbabwe: la fascinante historia de Rodrigo Laje y su proyecto «Kunakirwa» sobre la mbira

“Esta mbira la hice en 1979. Se rompieron sólo dos teclas desde entonces, pero no fui yo sino unas personas que intentaron tocarla. No hay problema, todavía suena muy bien”, dice el maestro Tute Chigamba en el arranque del tráiler de
Kunakirwa
, el documental aún en proceso del cordobés Rodrigo Laje que retrata la cultura que se genera alrededor de un instrumento con un sonido hipnótico y una historia fascinante.

Al escuchar sonar una mbira es imposible no imaginarse esas ceremonias en las aldeas africanas, en este caso de la región del sudeste de ese continente, en las que las familias y clanes se reúnen a evocar y dialogar con los espíritus de sus ancestros. Muchas películas han utilizado para sus bandas de sonido esa música que proviene del pueblo shona, que habita principalmente en lo que hoy se conoce como Zimbabwe, pero que fuera por muchos años una colonia británica: de allí que sus habitantes manejen un inglés fluido tal como se puede observar en las entrevistas del mencionado tráiler. 

Laje es un músico y lutier que comenzó a construir mbiras desde hace unos ocho años, llamado por ese sonido tan conmovedor que produce esta cajita musical con 24 o 28 teclas de acero forjado, según su variante. “No es un instrumento muy conocido en Córdoba y en Argentina pero sí en otras partes del mundo y tiene una riqueza musical digna de ser contada. En esta región se produjo una adaptación a la que se llamó kalimba que es mucho más popular”, introduce el artista que por estos días está encabezando una campaña de financiamiento colectivo para terminar el documental, que planea enviar a festivales internacionales de cine.

“Comencé a fabricar mbiras de manera autodidacta porque quería tener el instrumento y no tenía plata para comprarlo. Diferentes personas me empezaron a encargar uno y otro y terminé construyendo más de 300 hasta el día de hoy que sigo en esa labor. En un momento la exploración del conocimiento llegó a un límite y pude viajar a Zimbabwe invitado por los maestros de la mbira. Fui en 2016 y 2019. En esta última, con muchas de ganas de hacer un registro audiovisual para mostrar como fabrican estos instrumentos además del país, la cultura y la música, claro”, relata Laje.

En todo ese periplo, el músico cayó en la cuenta en que no hay demasiada información sistematizada en internet sobre la cultura y el instrumento, así que de alguna manera sintió que podía ser pionero en la temática y generar un material inédito sobre todo esto. “El pueblo Shona vive la cultura milenaria legada por sus ancestros, inclusive luego de ser censurada por el colonialismo. Hoy en día, tanto en las áreas urbanas como rurales, siguen tocando la música tradicional, realizando esas ceremonias que pueden durar toda la noche y fabricando sus instrumentos como en los viejos tiempos”, explica.

Por lo que se puede ver en el tráiler de casi seis minutos, Kunakirwa nos lleva de viaje y nos acerca a la vida de distintas familias de Zimbabwe, mostrando sus costumbres, cómo construyen sus instrumentos, qué piensan y cómo viven la música y el arte. En esos diálogos se puede apreciar a varios maestros de la mbira, uno de los cuales le brindó una tarde la palabra lograría sintetizar el proyecto y le daría nombre al documental. “Terminó de tocar, sonrió y dijo kunakirwa, que significa disfrutar juntos del sonido y compartirlo en comunidad según me contó en ese momento”, detalla dándole sentido a todo el viaje. 

Luego brinda un dato sobre la historia de la mbira que linkea directo con nuestra región y cómo se fue introduciendo en la cultura latinoamericana. “Según se cuenta llegó a América traída por los esclavos que llegaron a Brasil. Esto se infiere de algunas pinturas de aquella época en las que se puede ver a personas reunidas tocando la mbira. Esto explicaría el origen de la kalimba, que es la adaptación latinoamericana que se fue produciendo con el tiempo”, resume.

Para finalizar el documental de 60 minutos, Laje inició una campaña de financiamiento colectivo a través de la plataforma idea.me. “Tenemos 45 días para llegar a nuestro objetivo que es una recaudación para costear la edición, la postproducción, la traducción a distintos idiomas, distribución a festivales mundiales. Los aportes vienen bien y se está sumando gente de todas partes del mundo porque se trata de un proyecto muy novedoso en su temática. También invitamos que los no puedan hacer su aporte económico, nos ayuden con la difusión del proyecto compartiendo en las redes o simplemente contándole a alguien sobre esta idea”, detalla.

Después de contar sobre la presentación del proyecto realizada hace unos días en el espacio Arapera de Córdoba capital, donde interpretó música con la mbira, aventura: “Esto trasciende un poco si es de Córdoba o de África. Ojalá sea un aporte al patrimonio cultural de la humanidad”.  

El cordobés Rodrigo Laje realizó numerosas entrevistas para el documental. Foto: gentileza del artista.
La mbira es un instrumento construido con una tabla de madera y teclas de acedo forjado. Foto: gentileza del artista.
Rodrigo Laje rodeado de niñas y niños en Zimbabwe, adonde viajó en dos ocasiones a raíz de su pasión por la mbira. Foto: gentileza del artista.
El cordobés Rodrigo Laje realizó numerosas entrevistas para el documental. Foto: gentileza del artista.
La mbira es un instrumento construido con una tabla de madera y teclas de acedo forjado. Foto: gentileza del artista.
2_1614288624.jpg