Deportes

24 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Directores de escuelas afirman faltan detalles para arrancar la reapertura gradual.

La falta de personal y termómetros es una de las principales preocupaciones de los directores escolares ante la reapertura gradual de las escuelas que se espera comience la semana que viene.

Nitza Sánchez, directora de la escuela elemental Emérita León en Cayey, afirmó que la estructura de su plantel está apta para recibir estudiantes, sin embargo, aún carecen de termómetros para la toma de temperatura. También mencionó que todavía no se han dividido los grupos que asistirán al salón de clases.

“Sí hay alcohol y hand sanitizer. Estructuralmente, la escuela está buena. Aunque fue categorizada amarilla porque hay un edificio anexo, el edificio principal estaba funcionando bien” tras los terremotos de enero del 2020, dijo.

Sánchez, al igual que otras directoras entrevistadas por este medio en el Centro de Convenciones, consideró que los maestros y alumnos deben ir poco a poco pisando las escuelas, pero al mismo tiempo reconoció que agosto sería el periodo óptimo para que este regreso a clases presenciales se dé sin menoscabos.

“Yo entiendo que los maestros deben ir llegando a las escuelas para organizarse y establecer un plan de trabajo completo. Los niños paulatinamente porque en mi escuela hay muchos estudiantes de Educación Especial y hay que tomar en cuenta esos detalles”, destacó.

Otra realidad que la educadora trajo a la mesa son las vicisitudes que los padres acarrearán debido al horario de clases, que el Departamento de Educación contempla sea de tres a tres horas y media.

“El horario a medio plazo a muchos no les conviene por el tipo de trabajo. Tienen que buscar alguien que los recoja a esa hora. Por la mañana no va a ser como antes que los dejaban y se iban, hay que hacer un protocolo”, mencionó. “Creo que formalmente vamos a empezar en agosto”.

En un lado positivo, ya todo el proceso de vacunación contra el COVID-19 se finalizó ayer en esta escuela, sostuvo Sánchez.

Columna corta a más de un año de los terremotos

Para Maritza Oquendo, directora de la escuela elemental Faustino Santiago en Bayamón, la apertura de ese plantel no se puede dar en el mes entrante pues aún el defecto de columna corta no ha sido arreglado.

“Yo soy un caso atípico. Mi escuela sufrió daños con el terremoto, las famosas columnas cortas. A nosotros nos tienen en unas facilidades compartidas con la escuela superior Pedro P. Casablanca. (La escuela) tiene código rojo. Se están esperando por las mejoras que se tienen que hacer para poder usar las facilidades”, explicó.

Oquendo señaló que incluso reabrir la escuela Pedro P. Casablanca sería cuesta arriba por la falta de personal de mantenimiento. Tampoco tiene wifi, herramienta que es tan esencial en esta pandemia.

“La Pedro P. trabaja por la mañana y la Faustino por la tarde. Al salir los de Pedro P. para limpiar los salones, 20 minutos no van a dar. Más, las facilidades de la Pedro P. no tienen internet inalámbrico. ¿De dónde van a servir el internet?”, manifestó. “Honestamente, no hay la cantidad suficiente para todo lo que se espera que los conserjes hagan”.

La directora hizo hincapié en que no se oponen a la reapertura y que la mayoría de los padres prefieren arrancar en el siguiente semestre escolar.

“No es que estemos en contra, como directores tenemos que decir las cosas que tenemos y no tenemos. Cada escuela tiene unas situaciones bien particulares, y basado en las necesidades de cada escuela, si es como dijo el gobernador (Pedro Pierluisi) que es paulatino, si nos piden el consenso a los directores para dar una data, yo espero que se tome en consideración”, puntualizó.

Un escenario similar presenta la escuela elemental Segunda Unidad Antonio Rivera en Bayamón que cuenta con una matrícula de 167 estudiantes, según contó su directora Evelyn Irizarry. Allí también falta internet inalámbrico, empleados de mantenimiento, psicólogo, consejero y un maestro de música.

“Mi escuela está apta, pero hay problema de mantenimiento. Necesitamos un conserje, porque tengo dos, pero solo trabaja una”, precisó. “Hay muchas cositas”.

“Seguimos instrucciones”

Otro director que conversó con Primera Hora fue Héctor Algarín de la escuela intermedia Alfonso Díaz Lebrón en Juncos.

Algarín dijo que el plantel que educa a 293 alumnos “ya está set”, que cuentan con alcohol y hand sanitizer, y que solo faltan unos termómetros tipo stand.

Sobre el comienzo de clases presenciales en marzo o agosto, concretó que esa determinación no está en sus manos.

“El Departamento de Educación es el que toma las decisiones y como directores seguimos instrucciones”, indicó.

Los directores escolares fueron convocados hoy por Educación al Centro de Convenciones en San Juan, donde se les presentó el protocolo de COVID-19 que regirá la apertura de las escuelas. Se esperaba la asistencia de unas 800 personas entre directores y superintendentes de las regiones educativas de Arecibo, Bayamón, Caguas, Humacao, Mayagüez, Ponce y San Juan.

Este jueves Educación daría a conocer las escuelas que reabrirán en marzo, según dijo el gobernador ayer tras firmar una orden ejecutiva que autoriza dicha apertura.