Deportes

8 mayo, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

El contraataque de Beto Márcico al ex compañero que lo acusa de haberlo estafado con cinco departamentos

Dijo que Martín Herrera le “prestó” el dinero. La defensa del ex arquero dice que es mentira y que están firmados los boletos de compraventa.

«Beto» Márcico presentó un escrito y sostuvo su inocencia. Uno de sus hijos también fue citado. Foto Juano Tesone

El monto total de la denuncia alcanza el millón y medio de dólares. La mitad de ese monto es lo que le reclama Herrera, por cinco departamentos que le compró y «Beto» nunca le entregó. La operación se realizó entre noviembre y diciembre de 2012, cuando el ex arquero le compró dos departamentos en Roosevelt 3607 por 80 mil dólares cada uno y tres unidades de un edificio de Migueletes al 1200 por 255 mil dólares, 155 mil dólares y 165 mil dólares en efectivo. A cambio, “Beto” le entregó boletos de compraventa.

La otra parte de la causa es por la denuncia de una empresaria. Marta Zulema Rondinella (72), dueña de una financiera con vínculos a los pases de futbolistas, que contó que a fines de 2016 decidió invertir 750 mil dólares en una torre que la sociedad “Edificio Migueletes 1268 SRL”, también integrada por Lucas (32) y Pablo (35) Márcico, hijos del ex enganche de Boca.

«Beto» y Lucas Márcico estaban citados a declarar para el miércoles y jueves pasados, respectivamente, ante el juzgado N° 39. Según pudo saber este diario, a través de su defensa, los Márcico pidieron posponer la indagatoria y fueron citados nuevamente para esta semana. En tanto que Lucas Márcico decidió nombrar un abogado distinto al de su padre.

Denuncia. Audio 1: El «Beto» Márcico a Martín Herrera, su ex compañero que lo acusó por una estafa millonaria
Márcico dividió su descargo en dos partes. Planteó cuestionamientos a lo denunciado por Rondinella e hizo lo propio con las acusaciones de Herrera. En resumidas cuentas, planteó que el ex arquero le «prestó» el dinero y que los boletos de compraventa se firmaron a modo de «garantía».

«En primer lugar, cuando en su denuncia relata como antecedente comercial una inversión en el año 2008 que realizó con el suscripto, omite mencionar que, en la realidad, fue un préstamo de dinero y respecto del cual el nombrado Herrera cobró sus respectivos intereses y, en el año 2011, le fue devuelto la totalidad del capital, por lo que se dio por finalizada la operación comercial», refirió el ex enganche de Ferro, Boca, Toulouse y Gimnasia LP, en la primera parte de su descargo.

«Ante el éxito y la satisfacción que le generó aquel acuerdo, decidió nuevamente realizar otro préstamo de dinero con idénticos fines. En esta segunda oportunidad, factores externos -crisis económica imperante en nuestro país, en especial en el sector de la construcción- impidieron por el momento la devolución de parte de lo prestado, lo que reconozco y tengo la intención de cumplir, sin perjuicio de haberle abonado sus intereses. En efecto, en el año 2012 Herrera me volvió a realizar un préstamo dinerario, y respecto del cual estuvo cobrando sus respectivos intereses y parte del capital durante muchos años», agregó «Beto».

José Pelleriti, abogado de Herrera, le confirmó a Clarín que hará una presentación ante la Justicia con detalles de lo que, según Márcico, fue un préstamo y Herrera considera que no. «Quiere meter todo en una misma bolsa y no es así. No te puedo hacer un juicio por una deuda, porque no es una estafa. Pero esto fue un compromiso de venta, que se cierra con la escritura. Él quiere decir que Martín era un prestamista y que los boletos fueron en modo garantía. Vamos a hacer una presentación con el detalle del mutuo acuerdo, que es otra cosa. Eso está firmado y claro: fueron 160 mil dólares que Herrera le prestó a Márcico en enero de 2013. No está incluido en esta causa».

«Claramente, se advierte que Herrera hizo un negocio financiero, el cual puedo aceptar que no resultó como se esperaba, pero esta circunstancia dista mucho de su mendaz reclamo en esta sede con el carácter que pretende atribuirle al negocio», se defendió Márcico en su presentación.

Denuncia. Audio 2: El «Beto» Márcico a Martín Herrera, su ex compañero que lo acusó por una estafa millonaria

Lo que los investigadores sospechan es que al hacer las ventas por boleto, al no quedar inscriptas, Márcico podía vender un mismo departamento a varias personas. La causa contra “Beto” y su hijo Lucas tramita en el juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 39. El fiscal Andrés Madrea pidió la unificación de las dos denuncias y ordenó a la División Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad hacer un relevamiento en cada uno de los departamentos en disputa para saber si están habitados y bajo qué título.

«Ahora la Justicia tiene diez días para definir si dicta el sobreseimiento o el procesamiento para llevarlo a juicio oral. Creo que puede caber una falta de mérito, que significa que va a seguir investigando. Márcico está acusado de estafa, defraudación por desbaratamiento, extorsión, amenazas… Delitos que acumulados pueden llevarte hasta 12 años a la cárcel», detalló Pelleriti.

«Este intento de llevar su reclamo a la Justicia Penal, tuvo como único objetivo presionar al suscripto, en la creencia que recuperará antes el dinero prestado. Sin embargo, considero que debería reconducir su reclamo a otro fuero judicial. En definitiva, es necesario remarcar dos circunstancias en el caso del Sr. Herrera que entiendo que son de sumo interés: i) la inexistencia de todo reclamo en sede civil, conforme fuera señalado, lo cual no puede dejar de ser llamativo si realmente pretendiera acceder a esas ‘supuestas’ propiedades adquiridas y ii) no puede dejar V.S. de evaluar que el reclamo en este fuero, para el caso de constituir un suerte de defraudación, se encontraría prescripto pues los préstamos ocurrieron en el año 2012, de allí que los boletos daten de esa fecha, y las ventas reales se habrían llevando adelante al año siguiente, de conformidad con lo establecido en los artículos 59, inciso 3ro.; 62 inciso 2do. y 63 del Código Penal», cerró Márcico.

Márcico y Herrera, en los buenos tiempos de amistad, cuando jugaban en Boca.

Márcico y Herrera, en los buenos tiempos de amistad, cuando jugaban en Boca.

La historia es que en 2008, Márcico constituyó la S.A. «Los Loft de Godoy Cruz» y le ofreció a Herrera la posibilidad de invertir una torre que iba a construir en Palermo. El arquero puso 300 mil dólares a cambio de algunos departamentos, según el expediente al que tuvo acceso Clarín. Ese mismo año, «sellaron» otro acuerdo, por el mismo monto, pero por toda la planta baja del edificio de Migueletes 1268. Por algún motivo, tres años más tarde la operación se canceló y «Beto» le devolvió la plata a su ex compañero.

Al año siguiente, en 2012, un nuevo negocio los reunió, el ya detallado de los cinco departamentos. Y en 2013 se dio el préstamo que Márcico, según la defensa de Herrera, «mezcla» en su descargo y que no tiene nada que ver con la causa.

En varios casos, los investigadores detectaron que las personas que viven en los departamentos en cuestión también le habían dado el dinero a Márcico y a cambio recibieron un boleto de compraventa. La realidad es que la torre de Roosevelt también parece estar “floja de papeles” ya que, según surge del expediente, ninguno de los departamentos se pudo escriturar por un “problema con la constructora”.

Herrera, quien vive en Córdoba (ahora es subsecretario de Deportes de Río Cuarto) viajó en su momento a Buenos Aires para ver los departamentos de Migueletes. Pero había gente viviendo. Ahí fue cuando el arquero inició una demanda judicial contra su amigo el año pasado. “Hubo una doble venta de los departamentos y, en algún caso, hasta una tercera”, dijo una fuente del caso.

«Hay más víctimas, al menos dos más, y son del ambiente del fútbol», le confirmó a este medio Pelleriti. También con inversiones inmobiliarias frustradas están afectados el preparador físico Javier Valdecantos y el ex jugador Favio «Yagui» Fernández.