Deportes

22 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

El legado de Kobe Bryant sigue intacto un año después de su trágica muerte.

Kobe Bryant no estuvo en la ‘burbuja’ con los Lakers de Los Ángeles el pasado otoño cuando ganaron el campeonato de la NBA. Tampoco estuvo en Chicago para el fin de semana del Juego de Estrellas donde la mitad de los jugadores llevaron su número en la camiseta, mientras que los restantes el de su hija.

No estuvo presente para el anuncio de que su carrera sería reconocida en el Salón de la Fama de Baloncesto.

Sin embargo, su presencia fue evidente en cada uno de esos momentos.

Bryant, su hija Gianna y otras siete personas que subieron al helicóptero que un domingo en la mañana en el Sur de California dejaron de existir hace un año, lo que marca el nefasto aniversario del accidente que costó las vidas del grupo.

Las lágrimas han sido derramadas. Las historias han sido contadas. Los tributos han sido llevados a cabo.

Y si existe alguna duda sobre el legado que dejó Bryant, cinco veces campeón de la NBA, todavía el cuarto mejor anotador en la historia de la NBA, un veterano de 20 años en la liga, el mismo no ha sido borrado. Él todavía resuena, tal vez, más que nunca.

“Que su alma descanse, que descanse el alma de Gigi y de las otras siete personas que fallecieron”, dijo Caron Butler, asistente en Miami y exjugador de la NBA, quien fue cercano a Bryant. “El legado que dejó, lo hizo todo. Inspiró. Cuando uno piensa en ser mejor, abrazar la tormenta, tener la mentalidad correcta y la perspectiva de vida, mientras uno hace lo posible por mejorar, él personificó todo y es por eso que su legado vivará para siempre”.

Bryant se fue, pero eso no significa que Butler está dudando de la promesa que hizo. Era conocido que Butler tenía una afinidad por la bebiba Mountain Dew, incluso tomándolo durante los juegos cuando los demás pensaban que era Gatorade. Cuando Butler jugó para Lakers, Bryant le insistió que dejara el hábito.

El año pasado, Butler estaba grabando un anuncio para Mountain Dew. Tomó un sorbo para las cámaras. Luego, lo escupió.

“En respeto a mi hermano”, dijo Butler.

Butler y Bryant eran hermanos en el sentido de compañeros de equipo. Tony Altobelli perdió a su actual hermano, John Altobelli, en el accidente. Alyssa Altobelli era compañera de equipo de Gianna Bryant; estaba en el helicóptero junto con John, sup padre y su madre Keri.

John Altobelli era el coach de béisbol en Orange Coast College en el Sur de California. Tony Altobelli es el director de información deportiva en dicha escuela; directores de información deportiva tienen la encomienda de promocionar sus equipos, en los tiempos bueno y malos, siempre tratando de encontrar el ángulo positivo para contar una historia. Y de alguna manera, a pesar de lo dolorosa que es la historia, Tony Altobelli se las ingenia para hacerlo.

Su hermano murió con Kobe Bryant. Esa es la manera como el mundo conoció a su hermano.

“Es bueno ver que su memoria y su vida es celebrada por personas más allá de nuestra área”, dijoTony Altobelli. “Suaviza un poco la punzada de lo que sucedió. Lo he dicho en tono de broma, me alegra que una persona famosa estaba con él cuando sucedió porque ahora el mundo conoce de mi hermano, mi cuñada y mi sobrina. Y pienso que eso es chévere”.

Christina Mauser también murió en el accidente. Ella era una de las coaches en la academia de Bryant. Tony Altobelli y el esposo de Mauser, Matt, se han convertido en amigos durante el pasado año. No se conocían previo al 26 de enero de 2020. Matt Mausar ha organizado un concierto en honor a los que fallecieron en el accidente en beneficio a la Fundación que comenzó en memoria de su esposa.

Sarah Chester y su hija de 13 años Payton, otra de las jugadoras junto a Gianna y Alyssa, también estaban a bordo. Además falleció el piloto, Ara Zobayan. Los Lakers estaban en el aire cuando rompió la noticia, volando a casa después de un juego en la ciudad natal de Bryant, Filadelfia. La noticia se regó rápidamente por la NBA; los Warriors de Golden State estaban comenzando a practicar cuando alguien se enteró.

“Todo se detuvo”, record Steve Kerr, dirigente de los Warriors. “La música fue detenida. Los jugadores se detuvieron. Nadie habló. Muchos de los muchachos cayeron al suelo y comenzaron a llorar. Nada ocurrió durante 10 minutos. Permanecimos sentados en silencio. Fue uno de los peores momentos de nuestras vidas”.

Los Lakers no planificaron algo formal para recordar el día, tampoco la NBA. No es un día para celebrar. Es un día para recordar, algo que no es necesario.

El legado de Bryant vive. Él nunca será olvidado. Tampoco el 26 de enero de 2020.

Creo que nunca olvidaremos ese día”, indicó Kerr.