Deportes

5 marzo, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

El Prado retira un cuadro de su exposición ‘Invitadas’ tras constatar que no fue pintado por una mujer

La historiadora del arte Concha Díaz aporta pruebas de que ‘Escena de familia’, atribuida a Concepción Mejía de Salvador, es en realidad una obra de Adolfo Sánchez Megías titulada ‘La marcha del soldado’

El cuadro 'La marcha del soldado', de Adolfo Sánchez Megías, atribuido originalmente a Concepción Mejía de Salvador con el título de 'Escena de familia'.
El cuadro ‘La marcha del soldado’, de Adolfo Sánchez Megías, atribuido originalmente a Concepción Mejía de Salvador con el título de ‘Escena de familia’.MUSEO DEL PRADO

A modo de bienvenida, la exposición del museo del Prado Invitadas, dedicada a la revisión de la imagen que el arte oficial proyectó de la mujer en la España de los siglos XIX y XX, recibía al visitante con una sala en lo que se desplegaba un solo cuadro ajado, destrozado, medio invisible por su mala conservación. La pieza, pintada entre 1890 y 1893 y titulada Escena de familia, según decía el museo, estaba atribuida a la pintora granadina del siglo XIX Concepción Mejía de Salvador. La exhibición de este cuadro aislado, presentado en un estado deplorable al inicio del recorrido, quería plantear una metáfora sobre el abandono histórico sufrido por las mujeres artistas, algo que el Prado resumía en el catálogo de la exposición con estas palabras: “Otras obras de pintoras y escultoras decimonónicas custodiadas por el Estado vivieron idéntico peregrinaje, en el transcurso del cual desaparecieron varias piezas en circunstancias que se desconocen, lo que muestra el desinterés institucional por ellas”.

  • DVD 1021 (01-10-20) Exposicion Invitadas, en el museo del Prado. Falenas, Carlos Verger Fioretti. Foto Samuel Sanchez

Ayer por la tarde, sin embargo, el Prado reculaba. En un tuit publicado en su cuenta oficial, la pinacoteca anunciaba que “el Museo retirará Escena de familia de la muestra Invitadas antes las evidencias proporcionadas por Concha Díaz, que demuestran que la obra no corresponde a Concepción Mejía, sino a Adolfo Sánchez Megías. Agradecemos a Concha Díaz su aportación”. En su blog, titulado Cuaderno de Sofonisba, la historiadora del arte revela con argumentos contundentes que la obra no solo no fue realizada por la citada artista, sino que su título tampoco es el que el Prado había especificado: en realidad, la pieza lleva por nombre La marcha del soldado.

“A pesar de que la obra se conserva en un estado lamentable, resultaba extraño que hubiera sido realizada por una poco conocida pintora granadina, Concepción Mejía de Salvador, cuando su estilo se acerca más a la escuela valenciana que a la andaluza”, apunta Díaz en su blog, donde detalla sus pesquisas. “La única referencia documental en la que se basaba su incorrecta atribución se encuentra en una relación de obras no inventariadas del Museo de Arte Moderno, en el que la obra figura como Megía (S.) Escena de Familia, Exn. B.A. [Exposición Bellas Artes] 153 x 245. Esta referencia fue la primera pista para comenzar la búsqueda, que dio como resultado que la inicial “S”, que en ningún caso podía pertenecer a Concepción, correspondía sin embargo a la del primer apellido del pintor almanseño Adolfo Sánchez Megías (1864-1945)».

Tras hallar Díaz otras “pruebas” como una nota sobre la obra aparecida en la Gaceta de Madrid del 28 de julio de 1895, que hablaba sobre este cuadro y su temática de la marcha del soldado —una figura que, a pesar de la mala conservación de la pintura, aún permanece claramente visible en los restos—, y cotejar finalmente la firma, el Prado ha dado por buenas las evidencias aportadas y ha retirado la pieza de entre las 134 que componen la exposición, comisariada por el conservador de pintura del siglo XIX del museo, Carlos G. Navarro. El cuadro, según se explica en nota de prensa, llegó al Prado procedente del Reina Sofía en la reordenación de colecciones de ambas instituciones, bajo la atribución de “Mejía de Salvador, Concepción; Escena de familia”.

El Museo Nacional del Prado lamenta este contratiempo, que confirma el carácter de proyecto abierto de esta exposición y la necesidad de proseguir la investigación sobre mujeres artistas de siglos pasados”, se agrega en la nota de prensa. “Esta institución agradece la aportación crítica de Concha Díaz Pascual, que demuestra la valía y capacidad de los profesionales y amantes del arte y, al tiempo, enriquece la labor de investigación y difusión del museo”.