Aunque no todavía no se conocen los datos para todo 2020, los CDC reportaron la semana pasada más de 81,000 muertes por sobredosis en los 12 meses hasta mayo, la cifra más alta jamás registrada en un periodo de un año.

Los expertos creen que un factor para ese aumento podría ser que la pandemia interrumpió el tratamiento en persona y los servicios de recuperación. Además, la gente es más propensa a consumir drogas cuando está sola, sin un amigo o familiar que pueda llamar a emergencias o administrar una medicación contra la sobredosis.

Pero quizá un factor más importante sean las propias drogas o fármacos que producen las sobredosis: el COVID-19 causó problemas de suministro a los traficantes, que cada vez mezclaban más fentanilo -más barato y letal- con la heroína, cocaína y metanfetamina, según los expertos.

“No creo que haya un grupo de gente que de pronto empezó a consumir drogas por el COVID. En todo caso, creo que el suministro para la gente que ya consumía drogas está más contaminado”, dijo Shannon Monnat, investigadora de la Universidad de Syracuse que estudia tendencias en sobredosis.