“Si la exposición al ruido no es demasiado alta, no debe ser tanto el riesgo”, destacó Preciado, pero advirtió que el uso excesivo de auriculares en general con volumen “demasiado alto” puede ocasionar pérdida auditiva.

Aun cuando no existen guías concretas sobre el límite de tiempo de exposición a un volumen alto, Preciado señaló que se deben tomar medidas especialmente con los auriculares modernos que permiten alcanzar “altos niveles de volumen”.

De igual forma, recomendó moderar el volumen en los audífonos a un nivel que no se escuche afuera del equipo como regla básica, y que el nivel del volumen no sea incómodo. “Si es incómodo hay daño, por lo que el volumen ideal debe ser aquel más bajo que puedas escuchar cómodamente”, puntualizó.