Deportes

19 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Guido Sardelli: Airbag tuvo que pagar mucho derecho de piso

En esta idea de recuperar tanto tiempo perdido a partir de la pandemia, este jueves le toca a Airbag volver al ruedo en Córdoba. La banda de los hermanos Sardelli se reencontrará con su público en Plaza de la Música, adelantando algo de lo que será su próximo disco. Y en ese plan promocional es que atiende el teléfono Guido Sardelli, el menor del trío, baterista, cantante y guitarrista rítmico del grupo. 

Para él volver a tocar en vivo “es como una locura”, después de haber pasado un año encerrados en el estudio ensayando y componiendo. Extraña por supuesto el agite de los show de la “vieja normalidad”, pero lejos está de renegar de los conciertos bajo protocolos. “Está buena la experiencia, es distinto y está bueno también: creo que va a ser un concierto que vamos a recordar más que otros, porque tiene cierta carga emotiva de volver a vernos con el público”, dice entusiasmado con la posibilidad.  

Airbag surgió como un grupo de adolescentes allá por 2004, y el primer núcleo duro de fans que tuvo fueron precisamente niños. Hoy muchos de aquellos seguidores crecieron y siguen con fervor el grupo de los hermanos Sardelli, aunque según Guido no son su núcleo duro.  

“Nuestro público se renovó siempre, tenemos los fieles que nos siguen de aquellos años, pero de aquellas épocas son los menos. Hay un grupo multigeneracional a medida que fuimos sacando discos. Por lo general, por lo que veo arriba del escenario, es público de entre 20 y 26 años. Pero somos una banda que aquel que conecta lo hace muy fuerte, no hay casuales que estén ahí. La gente que nos va a ver nos tiene tatuados”, grafica. 

Airbag publicó hace algunos meses
Mila, Saturno y el Río
, nuevo adelanto de lo que será su próximo disco, algo que los ha tenido ocupados en el estudio en estos últimos meses. “Tiene muchas vertientes, estilos, hay canciones muy personales de cada uno de nosotros. Es como un viaje que va por varios lados, no es lineal, con ánimos y sonidos distintos. A esta altura de nuestra carrera podemos hacer un disco así más abierto”, adelanta. Si no hay sobresaltos, la idea es que este año salga a la luz. 

Guido surgió como baterista de la banda, pero hace ya varios discos que en los shows en vivo cedió el puesto detrás de los parches y pasó el frente, como cantante y guitarrista de gran parte de los temas. Ahí encontró su mejor vía de expresión. “Sigo tocando la bata cuando estamos en el estudio, donde yo grabo las baterías. En vivo de vez en cuando me subo y toco uno o dos temas. Hubo un momento que empecé a cantar y tocar la guitarra en la intimidad, y como no puedo tocar la batería tranquilo, surgió la idea de pasar a cantar. Y si tengo que elegir, priorizo cantar por sobre cualquier cosas. La batería es terapéutica, hermosa, un mundo aparte, pero cuando descubrí el canto fue como que me cambió todo”. 

Rock, más allá de las modas 

Hasta no hace muchos años el rock era un género masivo y dominante, pero en la actualidad está algo relegado no sólo de los ránkings sino del ideario de los más jóvenes como un aspiracional (lugar que quizás ocupan géneros latinos, urbanos y derivados del rap). Airbag, igualmente,se mantiene fiel a su estampa de rock de corte clásico. ¿Hay una decisión estética consciente detrás de eso?

“Somos una banda tradicional, por decirlo de una manera, del prototipo de bandas que tuvieron siempre en la cabeza a los Beatles o los Stones. Ya no sé si los pibes quieren ser los Beatles como nosotros cuando teníamos 14. Pero en realidad los cambios tecnológicos hacen que cambie la vida de las personas en todo orden, y la música no es una excepción. Ahora hay menos tiempo y se consumen cosas que se puedan digerir más rápido. Capaz el rock requiere un poquitito más de dedicación de tu parte para que te llegue, y hoy tenemos muchísimas distracciones en el medio”, interpreta Guido.  

En ese sentido, sí asume a Airbag como una banda que sostiene la tradición “de pibes tocando instrumentos en vivo, interactuando musicalmente y generando entre sí algo muchísimo mejor de lo que podrían hacer por separado”. 

–También hay una “derecha del rock” integrada por parte de prensa y público, que a ustedes, sobretodo en sus comienzos, los maltrató. ¿Cambió eso? 

–Creo que Argentina tuvo en los 2000 un vacío creativo muy grande. Las últimas grandes bandas de los ’90 estaban separadas o cerrando su etapa. Había gente que lo bardeaba a Cerati, y cantaba para que se muera… un delirio total, imaginate. Fue una época donde el rock no tuvo mucho brillo, y no dejó cosas icónicas. Nosotros los argentinos tenemos un vicio, algo que se llama derecho de piso. Fijate que acá todas las bandas están siempre diciendo y festejan los años que llevan en actividad, que si te fijás no pasa en otros lados al nivel de obsesión como hay acá. Airbag pagó mucho derecho de piso cuando arrancamos, pero hoy en día el mundo cambió y los pendejos no tienen que lidiar con eso. Me parece que Argentina ha dado un pasito adelante. Hoy nos da alegría que haya una banda de pibes que les vaya bien y que esté haciendo lo suyo. En los 2000 el espíritu era de alguien que decía ‘yo estoy hace 35 años tocando esto, ¿quiénes son estos pibes que están tocando en este festival?’. Cuando te ponés a pensar el derecho de piso es lo más estúpido del planeta. 

–Por último, ¿qué te dejó la exposición de pública cuando fuiste pareja por un tiempo con Julieta Prandi, siendo comidilla de los programas de la tarde?

–Yo de chico soy una persona de perfil bajo y lo que hago es por amor a la música, porque me apasiona. Nunca me sentí cómodo con el hecho de ser una persona vamos a decir ‘pública’. No me interesa llamar la atención por algo que no me corresponde. A mí no me cambió demasiado, no fue una experiencia ni mala ni buena. Además tampoco estaban diciendo una mentira de mí, y no era nada malo tampoco. 

Para ver

Airbag se presentará esta noche en Plaza de la Música, a las 21. Será en formato teatro, con distanciamiento social. Entradas a  los siguientes valores: Platinum,  $ 2.200; Premium $ 1.980; Vip $ 1.760 y platea $ 1.540 (todos precios finales). Tickets a la venta en Edenentradas.com.ar.

Airbag_1_1600804583_1614196022.jpg
guido-izquierda-de-la-banda_bElwh70Ev_720x0_1_1614196033.jpg
AIRBAG-LIVE-SHOW-artoutnews_1614196011.jpg
Airbag_1_1600804583_1614196022.jpg
guido-izquierda-de-la-banda_bElwh70Ev_720x0_1_1614196033.jpg