Deportes

14 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Honran memoria del séptimo policía muerto por COVID-19.

El comisionado designado del Negociado de la Policía, coronel Antonio López Figueroa, encabezó hoy la ceremonia de ascenso póstumo al rango de sargento de Juan F. Rosado López, de 45 años, quien es el séptimo oficial en morir tras contagiarse con el virus que produce el COVID-19.

Durante el acto oficial de las honras fúnebres, que se llevó a cabo a media mañana de hoy, lunes, en la funeraria El Roble en Caguas, se destacó el compromiso como servidor público de Rosado López, quien estaba adscrito a la División de Patrullas de Carreteras y Autopistas de Caguas. También se destacó la vocación que tenía como policía.

Su padre, Juan R. Rosado Camacho conmovió a los presentes al hacer un llamado a los agentes para que se vacunaran y continuaran tomando las medidas preventivas para evitar más muertes.

Al agente le sobrevive su progenitora María López Hernández, su viuda María Isabel Román Huertas y sus dos hijos Paola Michelle y Jan Michael.

La alcaldesa de Gurabo, Rosachely Rivera Santana, también participó de la ceremonia.

El sepelio del agente se llevó a cabo hoy en el cementerio Borinquen Memorial, en Caguas.

Rosado López murió el 3 de febrero en el Hospital Menonita de Caguas donde estuvo recluido durante 18 días.

El policía llevaba 24 años laborado en el NPPR.