“Me voy a quebrantar. J.J. es un ser humano único. Es libra por libra, pulgada por pulgada, un ganador. Tal vez es el más competidor más grande del que he estado cerca”.

Luego de 11 temporadas con los Mavericks, Barea respondió que tiene planes de seguir jugando baloncesto y agregó que, luego de retirarse, quiere regresar a Dallas a ayudar al equipo técnicamente.

“Me encantaría volver para ayudar a este equipo otra vez. Mi meta es dirigir en el nivel más alto. Sé que eso será grandioso, sobre todo en Dallas”, dijo Barea en la conferencia de prensa.

El boricua que por muchos años fue compañero del líder estadístico de la franquicia, el retirado alemán Dirk Nowitzki, agregó que la conferencia de prensa que le pasaría el batón de veterano en el equipo a Dwight Powell.