Deportes

24 febrero, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Juicio a Chocobar: para la madre del ladrón muerto, «tiene que haber justicia»

Juan Pablo Kukoc (18) recibió un disparo tras apuñalar al turista estadounidense Joe Wolek.

Juan Pablo Kukoc, junto a su madre, Ivonne.

«Te extraño tanto, J P K, te amo hijo mío«. La bio de Ivonne Kukoc en Facebook recuerda a Juan Pablo Kukoc, quien tenía 18 años cuando, junto a otro adolescente, apuñaló al turista estadounidense Joe Wolek para robarle en el barrio de La Boca, a fines de 2017. Lo que pasó después es conocido: el policía Luis Oscar Chocobar los persiguió, disparó y mató al mayor de los ladrones.

«Tiene que haber justicia, considero que lo mató por la espalda, está muy claro porque se lo ve en el video», afirmó a Télam Ivonne Kukoc (41), quien fue convocada como testigo.

La mujer añadió que «la Justicia tiene que dar una explicación de lo que pasó» con su hijo.

«Si tiene que haber un castigo, eso lo dirán los jueces», expresó Kukoc, que vive en Salta y que al ser consultada sobre Chocobar expresó: «No me puedo fijar en esa persona».

Como estaba involucrado el adolescente en el caso, el expediente quedó bajo la órbita del Tribunal Oral de Menores (TOM) 2, integrado por los jueces Fernando Pisano, Jorge Apolo y Adolfo Calvete, que estará a cargo del juicio en los tribunales de Comodoro Py.

Según la madre de Juan Pablo, su hijo había conocido al otro joven en el Instituto San Martín (por el centro correccional juvenil) y que el mismo día del asalto a Wolek había salido en libertad: fue a encontrarse con Kukoc y lo invitó a «festejar su libertad».

La detención del adolescente de 17 años por el robo al turista apuñalado en La Boca.

La detención del adolescente de 17 años por el robo al turista apuñalado en La Boca.

Además, contó que había internado a su hijo en un instituto «porque quería salvarlo del alcohol y las drogas. Vivía en la calle con sus amigos». Y alegó que le costó mucho lograr esa internación. «Me decían que tenía que ser más adicto como para internarlo», agregó.

Cuando detuvieron al cómplice de Kukoc, un menor de edad con antecedentes, registraron su teléfono. Entre otras cosas, encontraron chats de redes sociales y mensajes de texto donde hacía referencia a la mañana de fatal.

“Le robamos y bueno, nos empezó a correr. Saltaron justicieros, nos separamos y bueno… Después pasé por la casa y estaba ahí con todo la ‘gorra’”, dijo el adolescente después del hecho a uno de sus contactos.

En otro mensaje señaló: «… Y vi que corrió Pablo, a mí me estaban persiguiendo (…) No sé, a mí me perseguían, después que me dejaron de seguir, pasé por su casa y estaba la Policía«.

El hecho ocurrió en la mañana del 8 de diciembre de 2017, cuando el fotógrafo estadounidense caminaba por La Boca.

Poco antes de llegar a la calle Caminito, en Olavarría y Garibaldi, fue interceptado por dos asaltantes que le robaron su cámara y uno de ellos lo apuñaló una decena de veces en el pecho y lo dejó gravemente herido.

Los dos ladrones salieron corriendo, pero mientras uno logró escapar, otro, luego identificado como Kukoc, fue interceptado a tres cuadras, en Irala y Suárez, por dos transeúntes que habían visto el ataque y lo retuvieron en el piso.

Poco después, llegó al lugar Chocobar, quien se identificó y le disparó al delincuente porque, según declaró, pensó que iba a sacar un arma.