Deportes

8 mayo, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Los 100 años de Hilda Bernard en 10 frases

La actriz nacida el 29 de octubre de 1920 en Puerto Deseado, Santa Cruz, venció al coronavirus y hoy festeja su centenario.

El país celebra hoy los 100 años de la artista nacida el mismo año que la radiofonía argentina, Hilda Bernard.

Aquí, diez frases suyas para recordar a esta actriz nacida en La Patagonia, pionera del radioteatro, que una generación recuerda como “la villana de las telenovelas”.

Hilda Bernard. (Foto: La Voz).

Hilda Bernard. (Foto: La Voz).

“Tengo cara de mala pero soy buena”.

“La fama es que la gente te diga ahora ‘qué linda está’ cuando eso es mentira. Hace mucho que soy vieja”.

“Hice cosas limpias. La verdad que no sé si hice cosas por la cultura. Pero di amor”.

-“Me gustaría encabezar un proyecto de vuelta del radioteatro con actores de primer nivel. Ya no estar yo, pero sí manejarlos a ellos, marcarles a los chicos los altos y bajos de las palabras. Ser como coach de radio. Si no se les entiende nada, porque hablan con la boca cerrada. Quisiera transmitir todo lo que yo aprendí, lo que hacíamos nosotros, que era magia”.

Alberto Migré, Hilda Bernard y Fernando Siro

Alberto Migré, Hilda Bernard y Fernando Siro

-“Mi casa estaba al lado del banco del que mi padre era gerente. Yo me escapaba a ver a mi papá y entraba a su oficina. Él siempre me decía ‘saludá al Peludo’, por el retrato de Hipólito Yrigoyen”.

-“Después de separarme de mi primer marido y de enviudar del segundo no quise volver a enamorarme y me dediqué sólo a trabajar todo el día. Nunca más volví a cocinar, lo hacía sólo por amor”.

“No soy muy sociable y ahora que no trabajo, me paso los días leyendo. Nunca me gustó ir a reuniones donde hay mucho ruido”.

«No me haría cirugías. Estoy llena de arrugas y a mucha honra. Son las cicatrices de lo que uno ha vivido”.

Hilda Bernard como la bruja de "Chiquititas"

Hilda Bernard como la bruja de «Chiquititas»

“Quiero que me recuerden buena. A la mala de la televisión no tienen que creérsela”.

«Tuve grandes pérdidas. La más grande fue la de un nieto de tres meses, hijo de mi hija”.