Jones Jr. admitió que los golpes que recibió al cuerpo le “pasaron factura” por la potencia de Tyson, pero en el boxeo exterior fue siempre muy superior.

“Al final no pudo haber un ganador y aunque no me gustan los combates nulos, esta vez significa que podríamos hacerlo de nuevo, pero no lo sé”, comentó Jones Jr., un excampeón de cuatro divisiones, que se llevó una bolsa de tres millones de dólares.

Al ser un combate enmarcado fuera del reglamento y el estilo del boxeo tradicional cada peleador usó guantes de 12 onzas y sin casco y el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) también creó un cinturón simbólico denominado “Frontline Battle”, que fue otorgado a ambos púgiles.

El rapero Snoop Dogg no solo actuó durante el evento, también se convirtió en comentarista tanto en la pelea de cartelera de Paul-Robinson como en el evento principal de Tyson-Jones Jr. Hubo actuaciones musicales adicionales de los raperos French Montana, YG y Wiz Khalifa, y el artista ganador del Grammy Ne-Yo cantó el himno nacional.

Jones Jr., que disputó su primera pelea desde el 2018, honró al difunto Kobe Bryant con imágenes de la leyenda de Los Ángeles Lakers en sus guantes, que también incluyeron los números 24 y 8.

“Tuve que rendir homenaje a Kobe porque era mi último más grande”, destacó Jones Jr. “Michael Jordan siempre será mi favorito número uno, pero Kobe y Allen Iverson están ahí en segundo y tercer lugar”.

Tyson reiteró que quería volver de nuevo al cuadrilátero, pero también admitió tener miedo de lesionarse después de estar lejos del boxeo durante tanto tiempo y sentirse como un principiante.