Deportes

23 abril, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Nino Correa reconoce “es cuesta arriba” atender llamadas tras cierre del 9-1-1.

El comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), Nino Correa, reconoció hoy que “es bien cuesta” para la agencia atender las llamadas de emergencias que recibe luego que los Centros de Recepción de Llamadas del Negociado de Sistemas de Emergencias 9-1-1 fueran cerrados anoche por casos positivos a COVID-19.

Correa dijo que las llamadas pueden “tardar un poco” en contestarse. Explicó que cada llamada entra en turno y se refiere a una de las 10 regiones del Nmead, para que a su vez pase al municipio desde donde se produce.

“Es bien cuesta arriba porque tenemos una limitación de empleados, pero estamos tratando de manejarlo lo antes posible”, indicó el experimentado rescatista en WKAQ 580. El limitado cuadro telefónico del Nmead también se suma a la problemática, agregó.

Al Sistemas de Emergencias 9-1-1 pueden entrar entre 700 y 900 llamadas al día, apuntó el comisionado.

“Si alguien llama, es importante que sepan que queremos hacerlo lo más rápido posible, pero han habido momentos que se puede tardar un poco”, mencionó. “Estamos tratando de hacer el trabajo, no se espera que estas cosas pasen. Es la primera vez que esto sucede, la gente no puede comparar otros momentos, nos toca a nosotros ahora y queremos ser responsables”, aseguró Correa.

Si tienes una emergencia mientras esté cerrado el Negociado de Sistemas de Emergencias, comunícate con el Nmead al 787-724-0124 o con la Policía de Puerto Rico al 787-343-2020.