Si usted identifica estas o cualquiera otra situación que abone a un ambiente caldeado por creencias o simpatías político partidistas, sepa que luego del 3 de noviembre, la familia permanecerá y no vale la pena enemistarse por cosas que al final, le quitarán tranquilidad.

¿Qué hacer?

Para evitar situaciones incómodas ocasionadas por la guerra político partidista recomienda:

  • Ignorar provocaciones, aunque provengan de familiares o amigos
  • Identificar cuando el ambiente se esté poniendo caldeado
  • Aceptar que no todos tienen las mismas creencias políticas
  • Respetar a quien piensa diferente
  • Evitar los insultos y palabras soeces
  • No contestar improperios en las redes sociales y si es posible, alejarse de la web hasta que culmine el proceso eleccionario
  • No burlarse de aquellos que se niegan a un cambio
  • Recuerde que la familia va por encima de cualquier contienda partidista