Durante la vista de seguimiento de hoy se discutió el estado de los procesos pendientes en el Tribunal de Apelaciones, pero no se señaló una fecha para el nuevo juicio.

El 21 de agosto Casellas Toro, salió de prisión tras cinco años encarcelado luego de que su hija de 23 años fuera aceptada como su tercer custodio mientras es juzgado nuevamente y prestara la fianza.

El 1 de marzo de 2015, el juez José Ramírez Lluch, lo sentenció a 109 años de prisión por el asesinato a balazos de su esposa ocurrido el 14 de junio del 2012, en la terraza de su residencia en la calle Ruiseñor de la urbanización Tierralta III, en Guaynabo.

Casellas Toro es representado por el licenciado Harry Padilla.