Janice Solivan, quien dirige el centro de ayuda a víctimas de violencia de género Casa Juana Colón de Comerío, reprochó que estas acciones del gobierno no ayuden a la labor que intentan llevar en la lucha contra la violencia de género.“Me preocupa. Es en estos momentos de crisis, los huracanes Irma y María, los terremotos y esta pandemia, es cuando más violencia de genero hay. Si la repuesta del estado es que estas personas van a quedar liberadas, no nos ayuda en nada para los trabajos que estamos realizando desde las organizaciones”, indicó.Añadió que “las mujeres no aguantan más la falta de respuesta del estado en el tema de violencia de género. Si el estado no responde correctamente en atender lo que es violencia de género, es una víctima que va a perder la esperanza del sistema, no va a querer seguirse exponiendo, porque se siente vulnerable y no todas las víctimas tienen acceso a servicios gratuitos. Muchas de esas mujeres tienen que dejar de trabajar, buscar cuido a los menores o inclusive ponerse en riesgo para estar yendo a los tribunales. Así que son tantas las trabas que se ponen a las mujeres, que muchas de ellas desisten del proceso. No es que quieran vivir en violencia, es que el estado se convierte en un maltratante institucional”.Ambas directoras de albergue reclamaron que el estado establezca un plan nacional o estado de emergencia para atender la violencia contra la mujer y se eduque con perspectiva de género para detener la revictimización.