Deportes

16 mayo, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Previo al arribo de la misión del FMI, el Gobierno buscó mostrar respaldo sindical, empresario y piquetero

En la Casa Rosada, funcionarios se reunieron con dirigentes empresariales, de la CGT y sociales.

Los funcionarios Santiago Cafiero, Cecilia Todesca y Martín Guzmán con representantes de la CGT y el sector empresario, este lunes en la Casa Rosada.

En criollo: hizo un movimiento en busca de fortaleza política para encarar el tramo final de un año roto por la pandemia y, más puntual, en días clave para apaciguar la crisis del dólar.

Miguel Acevedo se retira de la Casa Rosada, este lunes. Foto: Marcelo Carroll.

Miguel Acevedo se retira de la Casa Rosada, este lunes. Foto: Marcelo Carroll.

En la antesala de la negociación con el FMI -la misión del Fondo llega este martes-, Alberto Fernández fantasea con una remake del respaldo empresario y político que ató para el canje de deuda pero ahora para reactivar la economía y, en palabras de un ministro, para «revertir la crisis social».

En la cumbre germinal de lo que el Gobierno llama «acuerdo social» -en vez de «pacto social»- estuvieron Miguel Acevedo de la UIA, Iván Szczech de la Cámara de la Construcción y José Martins del Consejo Agroindustrial, como espadas del sector productivo.

Carolina Castro, la única mujer con butaca en la mesa chica de la UIA, ex funcionaria de la gestión Macri, escoltó a Acevedo, uno de los principales interlocutores de Fernández con el gremialismo empresario.

En el mapa inicial figuró la Cámara de Comercio pero quedó para una otra ronda. A media tarde, la entidad emitió un comunicado de apoyo a las gestiones del Gobierno en la negociación con el FMI.

El Gobierno hizo su despliegue: el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, su segunda Cecilia Todesca, los ministros Martín GuzmánMatías Kulfas y Claudio Moroni, Mercedes Marcó del Pont de la AFIP y Miguel Pesce, el castigado jefe del Banco Central.

Cafiero, que llegó unos minutos tarde porque junto a Guzmán repasó con Fernández la agenda de la reunión, abrió el encuentro. «El primer tiempo donde todos nos unimos para negociar la deuda lo ganamos», recurrió a la jerga futbolera y agregó: «Tenemos que retomar la agenda entre todos no sólo para seguir con la lucha contra la pandemia sino para avanzar con la agenda productiva».

Javier Bolzico de ABA, Claudio Cesario de ADEBA y Eduardo Hecker del Banco Nación fueron la pata del sistema financiero.

El scrum sindical lo encabezaron Héctor Daer de la CGT y Hugo Yaski de la CTA, a los que se sumó Esteban «Gringo» Castro de la CTEP.

El Gobierno celebró la cumbre y lo anotó como un apoyo anticipado a la negociación con el FMI y prometió el inicio de negociaciones sectoriales sobre un eje -la recuperación- que Casa Rosada trata de convertir en eslogan y TT.

Fernández, en sus recorridas , lo sintetiza en dos frases y un gesto político: «Un objetivo es la producción», dice y levanta la mano con un dedo erguido, «el segundo es el trabajo», agrega y forma la «V» de la victoria.

Sobre las negociaciones por sector ya hay una fecha: la semana que viene, recibirán a la mesa del Consejo Agroindustrial, sector que empuja un plan para incrementar las exportaciones que tendría, como efecto directo, el ingreso de divisas.

No estuvo Fernández que un rato antes del desfile de empresarios, banqueros y sindicalistas por el Salón de las Mujeres, recibió en su despacho -a metros de donde se montó la coreografía del Pacto Social- a Luis Pérez Companc, de Molinos Río de la Plata.

La postal pública tiene un reflejo privado en la que Fernández, en persona, «milita» la relación con el mundo empresario con encuentros mano a mano o, a veces, grupales.

Lo hizo la última semana con una cena en Olivos y seguirá en estos días a la vez que prepara una teleconferencia con la Cámara de Comercio de EE.UU., que armó el embajador Jorge Argüello.

Fernández estará además en el cierre del coloquio de IDEA la semana que viene. Gustavo Beliz teje, casi en secreto, algunas gestiones que, como con IDEA, luego anudó Cafiero.

Héctor Daer, co titular de la CGT, este lunes en la Casa Rosada. Foto: Marcelo Carroll.

Héctor Daer, co titular de la CGT, este lunes en la Casa Rosada. Foto: Marcelo Carroll.

La cumbre en Casa Rosada del gabinete con empresarios y sindicalistas refuerza, además, la línea del «pacto social» que Fernández prometió durante su campaña y tuvo un episodio germinal en Tucumán hace más de un año.