Deportes

27 julio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

El efecto inmediato que ocasionará el freno en vacunaciones contra COVID-19 del fármaco de Johnson & Johnsonn (J&J) es un posible retraso en el plan de inmunización de rebaño que los gobiernos locales y federales tenían previsto alcanzar para finales del verano, un escenario que a nivel de Puerto Rico se complica con el repunte de infecciones y la confirmación de la circulación de variantes del virus en la isla.

De pronto, la Coalición Científica de Puerto Rico se reuniría para evaluar el impacto que tiene sobre el archipiélago la recomendación preventiva que hicieron el martes la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para detener la administración de la vacuna de J&J debido al reporte de seis casos de un tipo raro y severo de coágulos de sangre en mujeres, entre 18 y 48 años, luego de recibir la inoculación. En el caso de Puerto Rico, el secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado, ha aclarado que no existe ningún caso relacionado a un evento adverso de coágulos sanguíneos.