Deportes

31 julio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

La Asociación de Residentes de La Margarita (ARLM), en Salinas, apuesta a convertirse en una comunidad solar bajo el modelo cooperativo inspirada por el logro de autogestión y empoderamiento comunitario de comunidades que se han convertido en solares en la Isla. Por un período de seis meses, la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR) le ofrecerá asistencia técnica y guía en el proceso que les permitirá ser dueños de su propia energía.

Ambas partes firmaron un acuerdo colaborativo de asistencia técnica que incluye orientaciones sobre apoyo legal, gobernanza, sustentabilidad económica, administración, apoderamiento, organización comunitaria, y promoción y fortalecimiento de la participación comunitaria. Por su parte, la ARLM realizará esfuerzos de organización comunitaria y búsqueda de financiamiento e inversiones filantrópicas que permitan la construcción de una microrred de energía renovable.

“Nos sentimos muy entusiasmados y esperanzados con el inicio de esta etapa en el proceso de convertirnos en dueños de nuestra propia energía, al tiempo que protegemos nuestro planeta. Sabemos que queda mucho camino por delante, pero estamos dispuestos a ir paso a paso para mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad. El ejemplo de estas comunidades solares nos demuestra que es posible”, dijo Wanda Janet Ríos Colorado, presidenta de la ARLM.

Tras las secuelas del huracán María, la FCPR agregó el enfoque de acceso a energía renovable en su plan estratégico. El portafolio de proyectos en esta área incluye Toro Negro, en Ciales, primera comunidad solar dueña y administradora del sistema; Pirucho Coop., en Caguas, primera comunidad solar certificada como cooperativa de energía renovable por el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR); y Esperanza Village en Juncos, primera microrred certificada por el Negociado. Otros proyectos con acceso a energía renovable incluyen 37 centros de salud primaria, seis acueductos comunitarios, un centro de hidroponía, tres sistemas de energía renovable móviles, 30 residencias en Loíza y cinco centros de resiliencia comunitaria.

“El fortalecimiento del capital humano y social es fundamental para el desarrollo de proyectos comunitarios como este, y con este acuerdo colaborativo de asistencia técnica podemos contribuir a esa meta. La Margarita se une a todas estas comunidades que han aceptado el reto de la autogestión y el empoderamiento comunitario para mejorar su calidad de vida, comenzando a pintar un Puerto Rico cada vez más resiliente y amigable con el ambiente, y la Fundación Comunitaria está ahí para apoyarlas”, dijo el presidente y principal oficial ejecutivo de la FCPR, el doctor Nelson I. Colón Tarrats.

Por otra parte, la FCPR trabaja activamente en la isla municipio de Culebra para proveer una infraestructura de energía solar gracias a una aportación de Economic Development Administration e inversionistas filantrópicos como Global Giving y Prudential.

Además, colabora de cerca con los acueductos comunitarios para proveer infraestructura similar a los 242 que existen en Puerto Rico, gracias a una subvención de fondos con la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3), bajo el programa de Mitigación de Riesgos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). También, es parte de un equipo impulsado por Rocky Mountain Institute, Rockefeller Foundation y Resilient Power Puerto Rico, para el desarrollo del Fondo de Resiliencia Energética Comunitaria de Puerto Rico. Y lleva a cabo un estudio de viabilidad, cofinanciado con la Fundación Segarra Boerman, para explorar el potencial de un Corredor Comunitario de Energía en la Zona Central de Puerto Rico.