Deportes

22 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Salud deberá hacer pruebas de COVID a escuelas ubicadas en pueblos con “transmisión sustancial”

El Departamento de Salud y el Departamento de Educación deberán garantizar pruebas de cernimiento de COVID-19 dos veces a la semana a los maestros, personal no docente y, al menos, al 10% de los estudiantes adscritos a las escuelas públicas y colegios que están ubicados en los municipios que tienen un nivel de transmisión sustancial del virus y que reabrirán sus puertas para clases presenciales a partir de este miércoles.

Así lo especifica el Informe Semanal de Análisis de Transmisión Comunitaria del COVID presentado el 3 de marzo por el Departamento de Salud a fin de orientar a la ciudadanía sobre la toma de decisiones en las comunidades escolares en Puerto Rico, cuyas clases presenciales están supuestas a comenzar a partir del 10 de marzo. Las disposiciones del documento aplican a escuelas públicas y privadas.

Según el informe, actualmente hay 12 municipios que se encuentran en un nivel de transmisión sustancial. Los pueblos son: Aguadilla, Aguas Buenas, Aibonito, Barranquitas, Gurabo, Lares, Patillas, Quebradillas, Rincón, San Germán, San Sebastián y Toa Alta.

“Las escuelas en estos municipios deben adoptar mecanismos que garanticen pruebas de cernimiento de COVID-19 dos (2) veces por semana para maestras, maestros y personal que trabaja en esas escuelas. De igual forma, deben adoptar mecanismos que garanticen que se ofrecen pruebas de cernimiento de COVID-19 semanalmente para todos sus estudiantes, aunque pudieran diseñar estrategias para que seleccionen al menos un 10% de sus estudiantes que están tomando clases híbridas. El muestreo puede ser aleatorio o seleccionando a todos los estudiantes de ciertos grados siempre que representen al menos el 10% de la población estudiantil”, estipula el protocolo de Salud.

Se hace la salvedad de que las pruebas de cernimiento serán adicionales a las que se deben hacer a todo estudiante que presente síntomas, en cuyo caso se recomienda que sean pruebas diagnósticas (moleculares). “Previo a hacer las pruebas, es necesario contar con el consentimiento de las personas a cargo del estudiante y con el asentimiento del menor”, agrega el protocolo.

Hasta el domingo, unas 44 escuelas públicas y 68 privadas contaban con la certificación preliminar que ofrece Salud para que las facilidades puedan reabrir.

De las 44 escuelas publicadas por el DE, diez están ubicadas en municipios que tienen un nivel de transmisión “Alto” del virus por lo que no podrán ofrecer clases presenciales esta semana.

De las 34 escuelas restantes, seis están ubicadas en los municipios que están en un nivel “sustancial” de transmisión, por lo que las agencias de gobierno deben iniciar los muestreos requeridos en sus propias recomendaciones, las cuales son avaladas por las guías de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Cabe señalar que la directora del Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos de Puerto Rico, la epidemióloga Yonaica Plaza, ha dicho que el número de escuelas con certificación preliminar pudiera aumentar esta semana.

Las seis escuelas cuyos maestros, empleados no docentes y estudiantes deben realizarse pruebas de cernimiento a partir de esta semana son las siguientes: Homero Rivera Solá (Aguadilla), escuela elemental Luis Muñoz Marín (Aguas Buenas), escuela elemental Rabanal (Aibonito), Ramón María Torres y Patria Latorre Ramírez (San Sebastián) y la intermedia Quebrada Arena (Toa Alta).

Aunque Primera Hora solicitó la lista oficial de escuelas privadas que cuentan con una certificación preliminar de Salud para reabrir a partir de esta semana, la información no fue provista por la agencia salubrista.

“Todas estas estrategias se van a trabajar a través de los sistemas municipales. De hecho, estamos trabajando en nuevas estrategias que se estarán implementando”, dijo Plaza sin ofrecer más detalles.

Reiteró que “hay suficientes pruebas” para cumplir con lo dispuesto en el protocolo y mantener el cernimiento en las comunidades escolares.

Estableció, por ejemplo, que las pruebas masivas a través del programa de COVIVEO usualmente se traslada a los municipios que tienen un nivel alto o sustancial de contagios y los maestros pudieran realizarse las pruebas de antígenos en estos eventos.

Plaza recordó que los directores escolares fueron orientados sobre los recursos con los que deben contar y las acciones a seguir en casos en que se informe de algún caso positivo o sospechoso al virus.

Por ejemplo, a nivel de salón de clases, si surgen dos casos positivos (maestros o estudiantes) concurrentes, hay que cerrar el aula y establecer un periodo de cuarentena de los posibles contactos. La enfermera escolar estará encargada de velar porque esta acción se realice de la manera adecuada según establecida por los protocolos de Salud.

De otra parte, si a nivel escolar surgiera dos o más brotes simultáneos hay que cerrar inmediatamente el plantel y la educación pasará exclusivamente a modalidad virtual por el periodo de cuarentena que determine el epidemiólogo municipal y los hallazgos de la investigación de casos y rastreo de contactos.