Deportes

22 junio, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Trump a punto de un segundo juicio político.

Washinton. El presidente Donald Trump está a punto de ser acusado por segunda vez si procede una votación en curso en la Cámara de Representantes el miércoles, una semana después de que alentara a una multitud de leales a “luchar como el infierno” contra los resultados de las elecciones justo antes de que irrumpieran en el Capitolio federal en un asedio que resultó fatal.

“Estamos debatiendo esta medida histórica en la escena del crimen”, dijo el representante Jim McGovern, demócrata de Massachusetts.

“Esto no fue una protesta, fue una insurrección”, dijo al llamar a los alborotadores “traidores” y “terroristas domésticos”, y dijo que “ellos actuaron bajo la orden de Donald Trump”.

La seguridad en el Capitolio fue estricta, reforzada por tropas armadas de la Guardia Nacional, con perímetros seguros establecidos alrededor del complejo del Capitolio, oficinas del Congreso y otros edificios.

Si bien el primer juicio político de Trump en 2019 no generó votos republicanos en la Cámara, un número pequeño pero significativo de líderes y legisladores está rompiendo con el partido para unirse a los demócratas, diciendo que Trump violó su juramento de proteger y defender la democracia estadounidense.

El sorprendente colapso de los últimos días de Trump en la presidencia, frente a las alarmantes advertencias de más violencia por parte de sus seguidores, deja a la nación en una coyuntura incómoda y desconocida antes de que el demócrata Joe Biden tome posesión el 20 de enero.

Trump, que se convertiría en el único presidente de Estados Unidos acusado dos veces, enfrenta un cargo de “incitación a la insurrección”.

La resolución de juicio político de cuatro páginas se basa en la propia retórica incendiaria de Trump y las falsedades que difundió sobre la victoria electoral de Biden, incluso en un mitin en la Casa Blanca el día del ataque -el 6 de enero- al Capitolio, para construir su caso por delitos graves y faltas como exige la Constitución.

El representante republicano Tom Cole de Oklahoma rechazó la prisa por llevar a cabo un juicio político y dijo que el país “necesita desesperadamente un camino hacia la sanación”.

Trump no asumió ninguna responsabilidad por el motín, sugiriendo que fue la intención de derrocarlo en lugar de sus acciones en torno al sangriento motín lo que estaba dividiendo al país.

“Continuar por este camino, creo que está causando un tremendo peligro a nuestro país y está causando una gran ira”, dijo Trump el martes, sus primeras declaraciones a los periodistas desde la violencia de la semana pasada en referencia a la intención de otro juicio en su contra.

Un oficial de policía del Capitolio murió por las heridas sufridas en el motín, y la policía disparó y mató a una mujer durante el sitio. Otras tres personas murieron en lo que las autoridades dijeron fueron emergencias médicas. Los legisladores tuvieron que luchar por su seguridad y esconderse mientras los alborotadores tomaron el control del Capitolio y retrasaron durante horas el último paso para certificar la victoria de Biden.

El presidente Trump no ofreció condolencias por los muertos o heridos, solo dijo: “No quiero violencia”.