Deportes

25 febrero, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Verano 2021: cuánto cuestan las vacaciones en la playa y cómo se prepara la Costa Atlántica

Un panorama de las medidas sanitarias por el coronavirus y los precios de la temporada. Alquileres, hoteles, carpas y sombrillas.

– Coronavirus: estos son los vuelos de cabotaje y al exterior que ofrecerá Aerolíneas Argentinas en noviembre

– Plan previaje 2021: extienden hasta el 15 de noviembre las compras para la temporada de verano

En medio de la incertidumbre que impuso el coronavirus, tenemos un atisbo de certeza en el horizonte: falta menos de un mes para que la temporada de verano en la Costa Atlántica empiece a rodar, ya que desde el 1 de diciembre quedará habilitado el ingreso a los turistas. Los primeros pasos ya se dieron la semana pasada, con la apertura a los propietarios no residentes.

En la provincia de Buenos Aires y particularmente la Costa Atlántica -una de las zonas tradicionalmente más requeridas en la temporada de verano-, desde el Partido de la Costa, pasando por Pinamar, Villa Gesell y Mar del Plata hasta Miramar, Necochea o Monte Hermoso, ese proceso ya está en marcha.

Ganas de playa. Foto: Turismo Villa Gesell

Ganas de playa. Foto: Turismo Villa Gesell

Para tener una idea de la cantidad de gente que moviliza esta región, solo en Mar del Plata, entre el 1 de diciembre 2019 y el 29 de febrero de 2020, hubo casi 3.500.000 visitantes.

Faltan algunas definiciones, algunos protocolos, todavía hay inquietudes, pero la temporada empieza a palpitarse.

“Está claro que habrá temporada, en un contexto de pandemia, con protocolos. Para distenderse, pero sin relajarse: cada actividad tiene su protocolo”, señala Marcela García, secretaria de Turismo de Necochea, una ciudad que se caracteriza por sus 64 kilómetros de playas muy amplias.

Con barbijo. En Necochea señalan la importancia de la responsabilidad individual y colectiva. Foto: Secretaría de Turismo de Necochea.

Con barbijo. En Necochea señalan la importancia de la responsabilidad individual y colectiva. Foto: Secretaría de Turismo de Necochea.

En las carpas se admitirán hasta 6 personas, en los espacios comunes habrá que circular con barbijo, los vestuarios no estarán habilitados, habrá duchas externas, se priorizarán espacios exteriores de bares y restaurantes y se requerirá completar declaraciones juradas para poder hacer seguimientos en caso de necesitarlo. Lo importante es la “responsabilidad social, colectiva”, dice García, y remarca la relevancia que tiene el turismo para la economía no solo de los sectores involucrados directamente, como un hotel, sino también tintorerías, supermercados o panaderías.

Con la reciente confirmación de la vuelta del turismo a las playas “se está empezando a ver un creciente movimiento tanto de consultas como de reservas”, dice Federico Scremin, presidente del Ente Municipal de Turismo de Mar del Plata, y explica que a medida que se terminen de definir los detalles de los protocolos “irá en aumento la cantidad de eventuales turistas que quieran venir a la ciudad”. Señala que el plan PreViaje es un incentivo y que también habilitaron un canal de WhatsApp del Emtur para que la gente pueda asesorarse antes de viajar.

“Si bien es difícil prever lo que sucederá, tenemos fundadas expectativas en que permitirá la reactivación económica del sector”, explica Scremin, y agrega: “La imposibilidad de viajar a Uruguay y la disminución de viajes a destinos del exterior va a generar una oportunidad que debemos aprovechar”. Confía en el buen posicionamiento de Mar del Plata por infraestructura, geografía -laguna, sierra y mar- y muchas opciones para evitar la aglomeración de personas.

Medidas sanitarias en las carpas de Mar del Plata. Foto: Turismo Mar del Plata

Medidas sanitarias en las carpas de Mar del Plata. Foto: Turismo Mar del Plata

Verano atípico

“Creamos un sello de calidad sanitaria. Cuando detectamos que un prestador cumple con nuestro manual o directrices, le damos el sello de calidad. No es un protocolo común y corriente, y por eso nos diferencia de otros”, explica Emiliano Felice, secretario de turismo de Villa Gesell.

Como ya se determinó que la app Cuidar Verano va a ser obligatoria para todos los turistas que quieran viajar por la provincia de Buenos Aires, “una vez hecho ese trámite junto con la reserva del lugar donde va a estar alojado, en el caso de Villa Gesell van a llegar a los accesos. Estarán habilitados los cuatro (Gesell Norte, Gesell Sur, Mar de las Pampas y Mar Azul). Allí habrá un punto de control de la app, que coincida con el permiso solicitado, y ese será el mecanismo de ingreso, tratando de que el formato sea lo más expeditivo posible”, explica. No se habla de cupos o testeos por ahora, salvo que lo indique la provincia.

Protocolos sanitarios para cuidar a empleados y clientes en una cervecería en Villa Gesell. Turismo Villa Gesell

Protocolos sanitarios para cuidar a empleados y clientes en una cervecería en Villa Gesell. Turismo Villa Gesell

Entre lo que plantea el Plan Sanitario Integral para la Temporada de Verano de Villa Gesell, que se estableció ya a mediados de agosto, hay cuestiones que ya todos empezamos a internalizar porque se ven en otros destinos del mundo y son parte de la nueva normalidad. La necesidad de abreviar los tiempos del check in/out, mostradores con mamparas; circuitos de ingreso y egreso con puntos de higiene para la desinfección de manos y calzado en el acceso a los establecimientos. Que las llaves o tarjetas sean de uso exclusivo del huésped -evitar guardarlas en recepción durante su estadía, por ejemplo-; ofrecer medios de pago electrónicos o virtuales; ventilación de la unidad para el recambio de huéspedes. También se elimina todo material gráfico y no se prestan servicios de gimnasio y spa: en caso de usarlos, tendrá que hacerse de manera privada, por turnos, previa desinfección entre huéspedes. En cuanto al servicio de desayuno, deberá brindarse en la habitación o en un salón con un sistema de asignación de mesa, y eliminar el autoservicio o buffet.

Para ir a la playa, el barbijo es obligatorio en el ingreso y permanencia (no es obligatorio en la carpa o sombrilla); se requiere distanciamiento dentro y fuera del agua y entre los elementos personales de cada grupo; distanciamiento de 4 metros en las sombrillas y calzado obligatorio en accesos y desplazamientos.

El Operativo de Seguridad de Playas en Gesell controlará la densidad de ocupación de cada playa: cuando una playa esté saturada, se derivará a los turistas a otra cercana que tenga más espacio y donde se pueda mantener el distanciamiento obligatorio. “El éxito de la temporada no pasa por limitar, sino por aplicar estrictamente todo aquello para lo cual nos preparamos”, señala Felice.

En las playas de Villa Gesell se controlará la densidad de ocupación. Foto: Turismo Villa Gesell

En las playas de Villa Gesell se controlará la densidad de ocupación. Foto: Turismo Villa Gesell

Villa Gesell incluye también Mar de las Pampas, Las Gaviotas y Mar Azul. Si bien han notado consultas y reservas en todos ellos, la demanda más alta se dio en los lugares con pocas plazas, de alta gama, donde hay una mayor anticipación.

Consultas, reservas, precios

El asunto de los protocolos recorre todos los destinos. En Mar del Plata, por ejemplo, se sabe que los locales gastronómicos funcionarán con mesas distanciadas, menús con código QR y medidas de sanitización, y podrán albergar un porcentaje del total de su capacidad. Además, la comuna aprobó los “corredores gastronómicos”, calles en las que se limitará el paso de vehículos para que los negocios puedan armar sus “patios”.

Sin bien falta la aprobación del gobierno provincial, los martilleros proponen que quienes alquilen casas o departamentos traigan su propia ropa blanca (sábanas y toallas), incluida la almohada. O pueden comprar en el destino o usar una descartable que se les suministraría. También se propone un alquiler mínimo de una semana y, entre un inquilino y otro, un día libre para desinfección.

Los balnearios de la Costa Atlántica esperan turistas a partir del 1/12 (propietarios no residentes pueden ingresar desde el 1/11). Foto: Turismo Mar del Plata

Los balnearios de la Costa Atlántica esperan turistas a partir del 1/12 (propietarios no residentes pueden ingresar desde el 1/11). Foto: Turismo Mar del Plata

Hace unas semanas, el Colegio de Martilleros publicó los valores “sugeridos” para la temporada: departamentos de un ambiente, para dos o tres personas, desde $ 23.000 por quincena; de 2 ambientes, para tres o cuatro personas, desde $ 29.500; los de 3 ambientes, para cinco o seis personas, desde $ 35.000, y los chalés de 3 ambientes, desde $ 42.000. Sin embargo, en el mercado las tarifas están por encima de esos valores. Por ejemplo, por un departamento de 1 dormitorio, en zona céntrica y a dos calles del mar, los valores van desde $ 3.000 a $ 5.000 por día en promedio, según equipamiento y calidad. Una semana, desde $ 21.000. Una casa en la zona de La Perla, con patio y garage para un auto, desde $ 6.000 por día. En hotelería, una semana en enero, en un hotel 3 estrellas, cuesta $ 42.200 por una habitación doble con desayuno; por una triple, $ 52.600, y cuádruple, $ 65.900.

En la playa, por ahora los precios que están manejando para las carpas en Punta Mogotes: la quincena, $ 37.000 y la semana, $ 20.000. En Playa Grande, $ 54.000 la quincena. No está definido el precio diario, pero según el balneario, se estima un promedio de $ 4.000 la carpa para enero.

Caminata al aire libre en medio de la naturaleza, Necochea. Foto:  Secretaría de Turismo de Necochea

Caminata al aire libre en medio de la naturaleza, Necochea. Foto: Secretaría de Turismo de Necochea

En Villa Gesell, el alquiler de un departamento de 2 ambientes ronda $ 34.000 la semana. Un apart hotel en Mar de las Pampas para 4 personas, con desayuno y pileta climatizada, cuesta un promedio de $ 15.000 por noche; $ 90.000 la semana. Apart en Gesell para 4, $ 8.000 por noche; $ 56.000 la semana. A la hora de sentarse a la mesa, desayuno de café con leche con dos medialunas cuesta $ 170; plato de rabas en el balneario, $ 700; menú turístico $ 670.

En Necochea, donde la secretaria de Turismo Marcela García destaca que recibieron “muchas llamadas de gente que trabaja de manera remota y busca una estadía más larga” (algo positivo, cuanto más tiempo, menos recambio), la habitación doble en un hotel 4 estrellas cuesta entre $ 4.000 y $ 5.000 y un departamento para 3 o 4 personas, desde $ 7.000 por día. En la playa, la sombrilla cuesta $ 8.500 la semana y $ 12.600 la quincena; la carpa $ 10.000 y $ 17.000.