El comisionado electoral argumentó que “La CEE continúa amparándose bajo el Código Electoral que el Partido Nuevo Progresista se encargó de derogar, el cual establecía que se debía presentar un tercer resultado preliminar a las 72 horas de la elección. Sin embargo, ni la nueva ley ni la antigua estipulan que un candidato puede ser certificado aún cuando falten votos por contabilizar. La certificación aquí impugnada es ultra vires y su único efecto es crear la falsa percepción en la opinión pública de que existe una certificación preliminar a favor de un candidato en particular.”

Valentín concluyó que “Al momento de emitir la certificación, quedaban por escrutar y contabilizar miles de papeletas que definirán la contienda por la Alcaldía de San Juan. Muchas de estas papeletas provienen de colegios cuyos resultados nunca fueron transmitidos con posterioridad al día de la elección y otros cuyas actas nunca cuadraron luego del escrutinio del voto adelantado. Esto es distinto a las papeletas que forman parte del escrutinio general, como serían las papeletas protestadas y no adjudicadas de los colegios de votación, las no contadas, así como las de los electores añadidos a mano. Ciertamente, emitir una certificación sobre la contienda a la Alcaldía de San Juan bajo la falsa premisa de que existe ‘un 100.00% de los colegios escrutados’ en los resultados preliminares de las Elecciones Generales celebradas el 3 de noviembre, no solo es contrario a derecho, sino que además representa un acto de perjurio que trastoca la confianza del Pueblo en nuestro sistema de sufragio universal. Es por las razones estipuladas que le solicitamos a la Comisión dejar sin efecto la certificación de resultado preliminar de las elecciones generales para alcalde de San Juan, al igual que el resto de las certificaciones emitidas a esos fines.”