Deportes

21 abril, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

«Yo soy peluquera, yo trabajo», la sorpresiva respuesta de Doña Adelaida, acusada de traficar casi 400 kilos de cocaína

A Adelaida Castillo la señalan como una “maestra” del contrabando. La defiende el mismo abogado que tuvo el colombiano “Mojarro” Saldarriaga Perdomo, asesinado en Recoleta.

Adelaida Castillo (58), alias «La Tía», fue detenida con 389 kilos de cocaína.

«Yo soy peluquera, yo trabajo», contestó Adelaida Castillo (58) cuando, el martes pasado, fue indagada via Skype acusada de transportar 389 kilos de cocaína. Doña Adelaida (o «La Tía», como también se la conoce) cayó el jueves 24 en un procedimiento de Gendarmería en una localidad cercana a Rosario. Ella iba manejando una camioneta con parte de la droga y en otro vehiculo similar iba su hija Rocío con su novio y la otra parte del cargamento.

Ninguno quiso contestar preguntas, tal vez por consejo de su abogado Germán Fliess Maurer, un hombre con experiencia en causas narco. A él recurrió el colombiano Héctor Jairo Saldarriaga Perdomo, alias «Mojarro», cuando intentó radicarse en la Argentina. Antes que lo lograra un sicario lo encontró y lo mató a balazos en plena Recoleta, en abril de 2012.

Maurer también representó a otro colombiano investigado junto a Mojarro por contrabandear cocaína desde Entre Rios: Francisco Duque Salazar, actualmente prófugo de la Justicia en lo Penal Económico que lo busca tras el secuestro 120 kilos de cocaína en 2013.

En la presentación del operativo coordinado por Gendarmería, la droga secuestrad a Adelaida Castillo.

En la presentación del operativo coordinado por Gendarmería, la droga secuestrad a Adelaida Castillo.

En cuanto a Adelaida Castillo, su historia se remonta a los 80. En su indagatoria ella misma reconoció que tenía una condena por narcotráfico de 1988. Siempre fue muy conocida como contrabandista en el NOA pero hace años se estaría dedicando al tráfico de cocaína.

Un detalle: las bolsas de arpillera donde estaban los panes con cocaína tenían dos orejas. «Un típico empaque usado para poder agarrarlas y tirarlas desde las avionetas», apuntaron fuentes del caso.

Detalles de la investigación

«¿Cómo anda eso?», le preguntó ansioso el hombre a Adelaida Castillo. «La Tía» le fue sincera: «Y… en la dulce espera, pero estamos más cerca ya». La conversación telefónica fue tomada a las cuatro de la tarde del pasado 5 de agosto por la Justicia federal de Salta y siguió unos segundos más, siempre en clave.

-Bueno, para eso te llamaba, porque estoy parado totalmente, no tengo para arrancar el salón.

-No, no, ya si Dios quiere vamos a tener noticias.

Adelaida y su hija Rocío, ambas complicadas en una causa narco, aunque dicen que son peluqueras.

Adelaida y su hija Rocío, ambas complicadas en una causa narco, aunque dicen que son peluqueras.

-Sí, porque tuve que mandar un mensaje por las redes que estamos de vacaciones, porque si no las demás peluquerías se te vienen al humo y te sacan los clientes.

-Apenas tenga novedad te aviso, ¿sí?. Son dos o tres días nada más.

-Bueno corazón, teneme en cuenta, yo sé que estás a full.

Para las bases de datos comerciales, Adelaida Castillo, salteña, madre de siete hijos, se dedica al rubro «servicio de peluquería y tratamiento de belleza». Esa es su ocupación «oficial» como monotributista. Por eso, para cualquiera que no conozca toda su historia, la charla tomada el 5 de agosto puede tratarse perfectamente de sus negocios capilares.

Pero existe un detalle: fue siguiendo esta pista -y en el marco de una causa de la PROCUNAR derivada de un expediente de 2017 contra el narco Valdemar Loza- que la sorprendieron el 24 de septiembre con los 389 kilos de cocaína.

Aunque en los últimos años Adelaida Castillo abrió efectivamente dos peluquerías y comenzó a estructurar una pantalla a través del transporte de granos, su historia tiene otros condimentos más cercanos al crimen organizado que a los tratamientos con keratina o el arrendamiento de campos para la siembra.

Adelaida Castillo (58), alias "La Tía", fue detenida con 389 kilos de cocaína.

Adelaida Castillo (58), alias «La Tía», fue detenida con 389 kilos de cocaína.

Emprendedora, esta mujer nacida en Salvador Maza el 17 de octubre de 1961 pasó a principios de los 2000 de entrar cigarrillos, ropa y mercadería de todo tipo, a contrabandear cocaína usando el mismo sistema de logística que había pulido con los años.

En Salta es un personaje conocido, sobre todo por sus socios. Cuentan que de ella aprendieron el negocio del contrabando hombres que luego se convirtieron en capos, como el salteño Delfín Castedo (54) y el jujeño José Miguel Farfán (59), ambos detenidos en los últimos tres años.

Adelaida, además, habría dado otro salto cualitativo en sus conexiones cuando empezó a proveer de cocaína al Clan Loza: tres hermanos salteños que operaron en la Argentina con muy bajo perfil (entre 2008 y 2018) y crearon un imperio narco, al punto de que la Justicia les congeló 45 propiedades y más de 30 autos, entre ellos, una Ferrari que había pertenecido a Diego Maradona.

En 2017 al clan Loza se le secuestró más de una tonelada de cocaína en el operativo «Ave Rapaz». La mayor parte de la droga (860 kilos) estaba en una camioneta que se encontró en un galpón de Villa Madero (La Matanza). Esa camioneta, manejada por Valdemar Loza, estaba a nombre de Adelaida Castillo.

Para ser más claros. Si existiera un álbum de figuritas sobre narcos del NOA, allí tendría su lugar destacado Adelaida Castillo junto a los hermanos Erwin, Valdemar y José Loza, Castedo y Farfán. Cada uno con una historia muy pesada atrás.