Deportes

21 abril, 2021

Mundo Noticias Sol Latina

Periódico Digital

Metas. Enfoque. Éxito

Metas. Enfoque. Éxito

Queremos alcanzar las metas propuestas en la vida, sean éstas personales o laborables; sin embargo se requiere de unos elementos los cuales nos puedan impulsar para alcanzarlas. No existe el éxito sin la adversidad; ni la conquista sin la lucha.

Lo próximo es señalar las cualidades (fortalezas) que nos puedan ayudar para lograr lo propuesto de forma fructífera:

  • Poseer tenacidad

La tenacidad describe a quien se mantiene firme ante los infortunios en su caminar. Una persona tenaz, es aquella que puede levantarse la cantidad de veces necesarias hasta lograr los objetivos anhelados. En el reino animal se observa cómo se lucha para sobrevivir en obtener alimentos. También existe  un material reconocido por su resistencia al romperse o deformarse por una gran fuerza externa: el hierro.

  • Empeño

El empeño es el deseo (intento, porfía, anhelo, ánimo) intenso por hacer o conseguir “algo”. En el habla coloquial significa: “insistir con tesón en algo”. A través del empeño- la persona se mueve por un esfuerzo mayor; hay interés al  realizar una determinada cosa.

  • Actitud

La actitud es la disposición o el ánimo con el que enfrentamos una situación en particular. Esta cualidad o fortaleza se relaciona con la firme voluntad de salir adelante, y sacar el mayor provecho a sus vivencias.

  • Seguridad

La seguridad alude a la confianza que se posee en uno mismo. Soy capaz de alcanzar lo anhelado porque a su vez estoy capacitado para conseguirlo. Tengo las aptitudes o las habilidades correctas; éstas hacen que mi depósito de creencias me haga creer.

  • Esfuerzo

                                  Esfuerzo + Trabajo duro = Metas logradas

En esta vida nada se obtiene sin esfuerzo alguno, por lo cual hay que trabajar duramente. Se requiere ser paciente, y perseverante. Además de hacer los consabidos sacrificios de determinadas  cosas que  nos agradan. La pregunta debe ser: ¿Cuáles son las prioridades? Una vez identificadas, se procede a actuar en función de las mismas. ¿Qué se quiere lograr finalmente? Entonces, valdrá  el  esfuerzo  el sacrificio.

 

  • Perseverancia

Todo recorrido  entraña el vivir situaciones frustrantes, y poco gratificantes. Lo lógico es no decaer, más bien estas situaciones nos enseñarán a actuar de mejor manera, y a elegir  caminos adecuados para lograr lo que se quiere. Es cierto, no siempre  todo saldrá según lo  planificado, lo interesante es que  esto  también forma parte del proceso iniciado. Al final del recorrido, esto nos permitirá afirmar o rectificar lo que deseamos, y conferirle el verdadero valor que tiene.

  • Asumir responsabilidad por los errores cometidos.

No es fácil  reconocer los errores, y aprender de éstos, sin embargo dicha acción nos permite la superación,  y  el mejoramiento personal. Ante  este tipo de situaciones, es muy saludable separar un tiempo para pensar cuál fue el error, y cómo  se puede trabajar eficazmente. Se adquieren unas enseñanzas,  y los errores dejan de ser  fracasos. Por otra parte, es de mal gusto culpar a los demás por nuestros errores; situaciones así nos impiden el verdadero crecimiento.

 

¿Cómo sé que poseo la actitud correcta para el ÉXITO?

  • Enfrento cada adversidad con valentía.
  • Valoro a quienes se atreven a acompañarme en mi transitar por la vida.
  • Celebro los triunfos propios así como los ajenos.
  • Busco la forma de adaptarme a los cambios inesperados.
  • Soy agradecido por lo bueno, por lo malo, y lo no tan bueno.
  • Muestro mi mejor sonrisa, aún por las pequeñas cosas de la vida.
  • Me enfoco en lo que tengo, y no en el pasado (del pasado extraigo las consabidas enseñanzas).
  • Soy fuente de inspiración, aunque enfrento debilidades.
  • Actúo a pesar de lo que pueda haber a mi alrededor.

PD

Esta lista la podemos ampliar añadiendo otras cualidades (fortalezas). Nos damos cuenta, que  el éxito conlleva el vestirnos apropiadamente con la actitud correcta; sólo así se alcanza el verdadero ÉXITO.